sábado, 15 de enero de 2011

Carta de reconciliación: Valentino

Queridos Maria Grazia Churi y Pier Paolo Piccioli:

Valentino Spring 2011 Ready-to-Wear

Les escribo para hacer las paces. Yo sé que no tienen ni una remota idea de quién soy, pero yo sí los conozco. Supongo que así es la fama y la forma en la que empiezo esta carta me puede facilitar una orden de restricción. Pero vengo en son de paz. Lo juro.

No me gusta perder, como a todos. Y tampoco me es fácil admitir que estoy equivocado. Eso es una conducta muy humana, supongo que es parte de nuestra condición imperfecta. Aceptar mi error me hace una mejor persona. Por eso les escribo.

Valentino Spring 2011 Ready-to-Wear

Regresemos un poco en el tiempo, cuando ustedes estaban debutando en París y yo aún estudiaba. No, no, regresemos un poco más: cuando estaban bebiendo sendas copas de champaña en la fiesta de Valentino, en 2007. Ustedes ya sabían que esa era la fiesta del adiós. El pretexto de la retrospectiva y el 45 aniversario era una manera excelente de retirarse con dignidad. Todo el que se preciara de ser -o haber sido- alguien importante estuvo ahí. Yo, por supuesto, estaba del otro lado del charco, comiendo sándwiches y delirando por un iPod, el cual tuve, amé y perdí después.

Valentino Fall 2010 Ready-to-Wear

Fast forward al año siguiente: Todos lloraron con la despedida de Valentino. Ustedes probablemente tenían la sonrisa congelada porque él escogió a Alessandra Facchinetti y no a ustedes, con quienes trabajó durante años pidiéndoles accesorios bonitos. Y le cumplieron: bolsos y zapatos que ilusionaban a clientas y lectoras de revistas. Aún así, ustedes no se quedaron al frente.

Pero Alessandra se fue porque nadie la quería. Ya hemos hablado antes de su mala suerte y de que la corrieran justo antes de su desfile. Entonces, ustedes se quedaron con el pastel entero. Y se volvieron aburridos. Por más que intento, no puedo recordar su de otoño 2009. Oh, esperen, ya me acordé. Bueno, sólo la campaña. No estaba mal, pero era como mascar un chicle al que se le fue el sabor desde hace mucho rato. Y parecían destinados a hundir a la marca.

Iba todo muy bien: ustedes hacían cosas horrendas y yo sólo tenía que detestarlos, destrozarlos y decir que no eran ni la mitad de buenos que Alessandra ni tan exitosos como Valentino mismo. Podía confiar en que fracasaran y fueran despedidos después de tres sosas temporadas. Pero no, ustedes cambiaron de estrategia.

Valentino Fall 2010 Couture

¿Por qué me hicieron eso? Hace seis meses me resistí con un relativo éxito a sus dos colecciones de otoño. Pero si me insisten con algo que de verdad me gusta, ya no me puedo aguantar. Tuvieron miles de puntos de partida con los cuales ganarse mi respeto. ¿Por qué tuvieron que irse hacia mi debilidad -estilística- principal? Debería odiarlos.

Estoy consciente de que acaban de pasar su etapa más crítica, que reciclan mucho de los archivos de Valentino, que están haciendo exactamente lo mismo que mi querida Facchinetti pero han triunfado donde ella fracasó. Pero no entiendo por qué tuvieron que usar a la segunda mitad de los años sesenta como inspiración y moldearla de tal modo que resulte moderna, fresca y elegante. La volvieron un objeto del deseo colectivo.

Valentino Fall 2010 Couture

Pudieron hacer más tonterías, como su colección de Avatar o prendas más sosas, pero en vez de eso regresaron cosas de entre los muertos. Diluyeron lo cursi como  el agua de colonia, y sólo le dejaron un ligero olor dulzón, con el que todo el mundo puede estar cómodo y que se puede usar tanto en la noche como en el día sin problemas. Están conscientes que de ese modo la fragancia puede durar menos, pero gusta a todos y se vende más. Sabían que las mujeres ya estaba hartas de parecer desnudistas con esas prendas ultracortas y pegadas. Me irrita saber que no lo están haciendo al tanteo.

Valentino Spring 2011 Ready-to-Wear

Ustedes diseñaron a mi mujer ideal. Alguien de mi edad, dulce, suave, elegante y culta. Fresca y despreocupada. Alguien que jugó durante años a ponerse la ropa de su madre hasta que consiguió dominar el verdadero arte de ponerse lo primero que encuentra y verse impactante. Por cierto, creo que están conscientes de que esa aseveración casi siempre es una vil mentira. Mucha gente pasa horas examinando sus armarios hasta crear la imagen perfecta, pero esta chica Valentino no. Es alguien con una madre o una abuela que fue musa de algún artista y, por añadidura, era muy rica.

Alguien como Sofia Coppola, que leía Vogue Paris en vez de leer revistas de chismes cuando tenía once años (por consiguiente, puede pensar por sí misma y eso beneficia a su estilo). Alguien con un clóset (herencia de la madre o abuela) lleno de tesoros en excelente estado, y que ella utiliza con el suficiente respeto como para no combinarlos con Crocs o sandalias de pata de gallo. Una mujer que no se impresiona por esos bobos estilismos de maniquí de Zara porque sabe que son clones que le exprimen lo "cool" a las prendas. Crearon a alguien que puede usar un vestido de coctel con flats sin desentonar. Y los odio porque no estoy muy seguro de poder encontrar alguien así en un buen rato.

Valentino Spring 2011 Ready-to-Wear 

Y para primavera lo hicieron de nuevo.

Y hace unos días veo sus nuevas creaciones y me vuelvo a emocionar. Su colección de pre-fall me parece un soplo de aire fresco. Estoy consciente de que esa fórmula ya ha sido usada por ustedes... y por el momento no me interesa. Cada que intento protestar, ustedes me dan pequeñas cucharadas de mi postre favorito.

Me siento como un personaje de comedia romántica. Concretamente, como alguien que se acaba de dar cuenta que está enamorado de alguien a quien detesta. Ya saben cuál es la evolución sentimental de ese personaje: se enfurece, intenta racionalizar... y luego se tira de cabeza a la alberca. Y es que el amor es así, pone muy mal a la gente.

Yo les juro que no me comportaba así. Los odiaba, lo juro. No puedo entender por qué creo que sus flats con estoperoles y sus vestidos con vuelos están dentro de mis recomendaciones del año pasado. No entiendo por qué terminé siendo condescendiente con algunos de sus vestidos de Alta Costura. Vaya, hasta me hizo gracia su tontería en forma de jaula. Sigo sin poder creer que me hayan ganado. Pero lo hicieron. Felicidades.

Valentino Fall 2010 Ready-to-Wear

Sinceramente

Aldo

7 comentarios:

JuanP. dijo...

Si te sirve de consuelo, yo todavía los odio sin otros sentimientos involucrados. :P

Saludos!

L De dijo...

me encanto la carta!!!!

espero que todo valla super bien con tu tesis y que la termines pronto por que extranio posts asi

un besote!

ANDYTOP dijo...

Yo creo que han mejorado un poco pero no puedo llegar a amarlos todavía, la coleccion de primavera es exquisita, delicada y ultra fememnina pero ma aburre un poco.
Saludos Aldo

Tres Octavos dijo...

Que refrescante fue leer una entrada en formato de carta, !me encanto! y estoy de acuerdo contigo en muchos puntos, no los amor aun, yo creo que lograron reinterpretar la marca, y no reciclarla como lo hicieron al principio, sigue siendo valentino pero ahora con una elegancia refinada y heterea.

Mon Barrios dijo...

Me encanta la manera en la que escribes, con ironía y frescura, estoy totalmente de acuerdo con tu carta, ver el documental que le hicieron a Valentino justo en los preparativos de su 45 Aniversario, para que después lo corrieran como un vil costurero, fue vil...

saludos

Reyni Ramirez dijo...

Me encanto tu blog! estoy visitando blogs mexicanos... porq.. no conocia muchos.. y yo soy mexicana.. de veracruz.. tngo un blog de diseño e ilustracion de modas... pero mi trato mas bien era con los blogs europeos.... bno estare visitandote... y el primer vestido que colgaste de la coleccion s/s 2011 a mi me encanto.. sobre todo el escote... de wow!!!! bye bye
http://reyniramirez.blogspot.com/

cece´ dijo...

increible Aldo.
eres el mejor. en serio.