jueves, 12 de noviembre de 2009

Altuzarra

Este diseñador presentó una de las dos colecciones que me llamaron la atención y, sin embargo, no fueron de mis favoritas. Creo que tiene un futuro y, aunque ande juntándose con malas compañías (en un momento más lo explico) está superando eso y se ha vuelto prometedor por derecho propio.

No sé si hayan oído hablar de Joseph Altuzarra anteriormente. Si no es así, es probable que no porque lleva sólo tres temporadas diseñando. Alturzarra (que con ese apellido debe tener ascendencia vasca) está llamando la atención de periodistas, celebridades y estilistas, quienes poco a poco lo están introduciendo a la escena actual (de las Alfombras Rojas y las editoriales). Además de las dos temporadas que ven en este post, tiene una colección de primavera 2009 que pueden ver aquí porque, al parecer, no la han compartido en otro sitio.

 

primavera 2010

Si se dan tiempo de observar la colección se darán cuenta que tiene una influencia muy fuerte de ciertos diseñadores. Algunos de los trajes, a pesar de tener un toque de originalidad, parecen muy del nuevo Givenchy. Imitar no es bueno, pero es algo natural y hasta comprensible en una primera colección, sobre todo si se busca notoriedad a través de un estilo que está en boca de todos.

Altuzarra trabajó con Marc Jacobs y Proenza Schouler antes de decidirse a lanzar una marca. Es por eso que haya buscado esa vanguardia pero por desgracia estaba explorando el lado incorrecto. Verán, el nuevo Givenchy y el estilo hombros-cuadrados-faldas-ulltracortas es lo que todos los diseñadores con poco talento buscan imitar ahora. Entonces, si se tiene algo de ingenio y experiencia, ¿por qué ir hacia donde toda la borregada gente va?

otoño 2009

Tal parece que Altuzarra se dio cuenta de eso en su siguiente colección y, aunque temía abandonar su zona de seguridad, se fue despegando un poco de “lo atrevido” y buscando un nuevo estilo para sí mismo. Aún así, se puede ver su inseguridad al buscar una silueta que se parezca al otro estilo pero a la vez buscando una innovación.

Él finalizó su desfile de otoño con tres vestidos de coctel de lamé plateado. Me agrada que se haya arriesgado a utilizar un material del que algunos abusan y otros huyen por miedo (en ocasiones irracional) a parecer demasiado vulgares. Los vestido e coctel parecen un justo equilibrio entre estos dos extremos. Además, ¿no estarían tentadas, queridas lectoras, a ponerse el vestido de la imagen para una fiesta?

A pesar de que la colección de otoño tiene algunas fallas (como es la falta de variedad en los colores y el miedo a abandonar la tendencia de los hombros y las faldas cortas), gustó y puso a Altuzarra en la mira. Me alegra sobremanera, puesto que eso da una presión especial a los diseñadores nuevos para que se esmeren y presenten colecciones más interesantes.

Para su colección de primavera 2010 el diseñador, motivado por la presión de los medios y las clientas que empezaron a aparecer, decidió hacer algo más pulido, más suyo y menos influenciado por lo que todos adulan ahora. Decidió lanzarse con una colección que en una sentada mezcla la estructura, la bohemia y lo comercial.

Para la primavera dejó la locura por los ochenta y se fue a los setenta, esa década de folklore urbano y desenfado. Pensó en los cortes que las mujeres con una cierta inclinación a lo étnico usaban y quizá en la “ropa de protesta”. Ya saben, como las mujeres que se visten como la etnia a la que están defendiendo porque consideran que las prendas autóctonas son bonitas (y en muchas ocasiones lo son).

La inspiración estética tiene una fuerte carga de los indios de Estados Unidos y en el acabado de algunas prendas, de los muebles de rattan. Es un gran mérito el hecho de que haya buscado una referencia más profunda para diseñar. Diseñar por diseñar es una virtud que pocas personas tienen, porque una colección debe llevar un hilo conductor. Quizá la única persona que tiene ese talento y lo ejercita es Carolina Herrera, pero los demás suelen necesitar de un tema para crear.

Creo que Altuzarra tiene un futuro. Uno bastante inspirador. Pero necesita trabajar en prendas con más personalidad y no irse por los lugares comunes porque, de lo contrario, la gente se aburrirá de él en un santiamén. Pero sólo lleva tres temporadas así que su evolución podría darme la razón… o no.

4 comentarios:

Alphonse Doré et Noir dijo...

Vasco 100% jajaja

JuanP... dijo...

Me gustaron algunas prendas, pero necesito ver mas...

Saludos! (n_n)

Pol dijo...

Claro que he escuchado de el , y en la edicion Vogue noviembre Mèxico sale como una de las promesas jovenes del diseño .. a mi me gustan sus diseños aunque aun no estoy muy segura de si tenga un estilo.. pero lo mas seguro es que apenas este formando uno , y tambien seguro es que seguiremos viendo mas colecciones de el... espero con ansias.

Ald0rad0 dijo...

Alphonse: Sí, jejeje

Juan P: Checa su colección de primavera 2010.

Pol: Sí, veremos qué pasa con él. Espero que se vaya por el buen camino.