miércoles, 14 de julio de 2010

What is Haute Couture? Baby don't hurt me, don't hurt me, no more...

 

 

Sí, ya sé, ese título es "inusual" para uno de los eventos que más me gustan de este año, pero es la pregunta que se hace el mundo. Nos queda claro que es hermoso, que es solemne, que implica un nivel tan avanzado de habilidades que es un arte, arte que se lleva puesto.

Sin embargo, últimamente las reglas han cambiado y lo han hecho súbitamente. De repente la federación (la cual decide qué es Alta Costura y qué no lo es) se ha relajado, como un padre que solía ser estricto pero les permite excesos a sus hijos adolescentes. Y al relajar tanto las reglas ponen un escenario que diluye un poco la esencia de la Alta Costura.

chanel2 

Los libros de Historia de la Moda dicen que la Alta Costura es la madre del sistema del que gozamos ahora: temporadas, tendencias impactantes, estilos (relativamente) bien definidos, prendas de autor. Si hay una Coco Chanel en el imaginario popular, un Cristóbal Balenciaga construyendo prendas impecables e innovadoras y un Christian Dior que vestía a las princesas de la era moderna es porque antes existió un Charles Frederick Worth, quien lo probó casi todo: desde los modelos exclusivos (hola, Karl) hasta vestir a maniquíes de carne y hueso con sus creaciones.

chanel4

Y lo que es difícil de aceptar, y me cuesta trabajo escribir es que todo esto es parte del pasado. Todos estos grandes creadores están muertos y quienes los sustituyeron están envejeciendo. El segundo aire de la Alta Costura (a finales de los 90 con Galliano y McQ) ya pasó. Galliano es otro y McQ ya no está ni en Givenchy ni en su propia casa. Las firmas más clásicas están haciendo ready to wear y por ahora las cosas van mal para esta parte tan importante de la industria. 

Cathy Horyn mencionó que la Alta Costura es un sueño que se está desvaneciendo y eso es lo feo: que la fábrica de fantasías que hasta ahora han encabezado Chanel, Dior, Gaultier Paris y la desaparecida firma de Lacroix reviente como una burbuja. Dice Horyn que este desvanecimiento se ha ido contrarrestando con menos divagación y más uso del color. Yo espero que en esta temporada se toque fondo y todo vuelva a salir a flote.

chanel7 

Y esta ocasión es como aquellas en las que quisiera tener el poder de cambiar las cosas. Pero es más frustrante caer en la cuenta que no se puede. O al menos lo que uno puede hacer afecta de forma muy indirecta a la situación que queremos cambiar. Saben a qué me refiero.

Bueno, ya, empecemos los comentarios sobre las colecciones, ¿les parece? Creo que iré en orden descendente: la que más me gustó al principio y la que menos, al final.

-Chanel:

Todos hablan del león de Chanel. Estoy de acuerdo, ES ESPECTACULAR. Lo vi y me quedé con la boca abierta. Pero no sólo es decoración, chicos. Es la pauta del desfile.

chanel11 

La colección tiene referencias muy puntuales a Venecia: no es sólo por ese rojo que me remite al terciopelo en los asientos de las góndolas y por las incrustaciones en las telas (mientras fue potencia, Venecia fue el centro del lujo y el glamour en la Europa del Renacimiento) sino por el león mismo. Éste animalito no es sólo el signo de Coco Chanel, si le ponen alas es el símbolo de Venecia (el León de Oro del festival de cine es un ejemplo).

chanel1 

El desfile también es una interpretación de los cuentos de hadas y me recordó aquella editorial sobre La Bella y la Bestia que protagonizó Drew Barrymore en Vogue. Las modelos desfilando entre las patas del león y el final ayudan mucho a que esa idea no parezca tan descabellada.

chanel8 

Estoy tratando de incluir la mayor cantidad de detalles que puedo en las fotos porque eso es lo que en verdad importa. La Alta Costura es cuestión de detalles, porque lo que sostiene todo ese sistema es la producción artesanal. El día que en los talleres comiencen a usar máquinas, será el día en que la Alta Costura muera. Por eso, las bordadoras son y serán siempre las que deben llevarse las palmas, más que los diseñadores.

chanel6 

La forma de casi todos los vestidos es recta, como de finales de los 50. Es el tipo de línea que comenzó a romper con las crinolinas y la complicación que introdujo Christian Dior. Y ese tipo de línea favorece a todas porque alarga las siluetas y les define u otorga una cintura a quienes lo la tienen.

Y esa falta de complicaciones en la silueta es compensada con una libertad absoluta en los bordados. Y con un nuevo tipo de cliente, el que Lagerfeld ha estado buscando desde que empezaron los dosmiles: la juventud. A las hijas de sus clientas, que son jóvenes, guapas y ricas y quienes se llevan con socialités, celebridades y editoras por igual.

chanel5 

Hasta el estilismo apunta hacia eso: El pelo es como de "ícono fashion de la década", con ese descuido que unos minutos frente al espejo logra conseguir. Creo sin temor a equivocarme que es la más juvenil de las colecciones de Alta Costura y probablemente se logre el objetivo planeado: vender.

El único comentario es que se muestra el pequeño gran defecto de Karl Lagerfeld: Demasiado reciclaje. Algunas cosas de esta colección se parecen mucho a las del otoño de 2006 o a los tonos de la colección Resort que se presentó en Venecia, lo cual tiene algo de sentido por los leones y la paleta de colores de la ciudad de las góndolas.

chanel12 

Y lo mejor del desfile es que cubrieran la cabeza del idiota (el Giabiconi ese) con un disfraz de león. ¡Bravo, Karl!

-Dior

La colección es visualmente arrebatadora. Es hermosa. El uso del color es siempre bienvenido, sobre todo en una temporada algo sombría como lo es el otoño. El color lleva mucha alegría a las cosas y sobre todo, puede agregarle mayor interés a una colección simple. Por eso Raf Simons es tan fanático del color en Jil Sander: porque llena los espacios que la falta de ornamentación suele dejar.

Dior 1 detail

La explosión de colores es un antidepresivo natural. Pónganse algo con un tono muy saturado y se sentirán un poco mejor. Y sobre todo, estarán comunicando algo muy diferente a lo quue harían si usaran una prenda en tonos grises o negros. No olviden que el aspecto más importante de la moda es la comunicación. Las prendas lo dicen todo de uno y esto no es una cuestión de clase, sino de lenguajes.

Dior 2

Las prendas que cada quien diseña también hablan del carácter de la persona. Hablan de sus aficiones, miedos, obsesiones, pesadillas, sueños, de su goce y su desesperación. Todos los diseñadores dicen algo más: qué comen, qué escuchan, qué les hace levantarse por las mañanas y bocetar o dirigir una casa de modas, un trabajo extenuante y no siempre bien retribuido. Obviamente, también pueden dar sutiles indicadores de su fastidio o comodidad con el puesto que ocupan y las condiciones que soportan.

Dior 5

John Galliano es muy expresivo con la ropa que diseña: sabemos que le encanta la Historia, que le gusta mezclar la cultura de las calles y barrios bajos con las pretensiones aristocráticas de sus clientas, que escucha pop, hip hop y música de cámara. Y que no le importa mucho el qué dirán porque es tan extravagante y llamativo como una planta tropical (siempre es motivo de comentarios el atuendo que lleva al cerrar sus desfiles).

Dior 3

Y en un jardín se ha inspirado John Galliano, hecho que ha sido muy comentado en la prensa oficial (las revistas) y no oficial (nosotros, bloggers no-tan-famosos). A mí también me emociona, porque siento que Galliano está rompiendo sus cadenas corporativas y volviendo a las andadas. Sí, ya pasó mucho tiempo de haber creado sueños y pesadillas en Dior Haute Couture y después de mucha insistencia se volvió un modisto tranquilo y casi totalmente amigable con las tiendas departamentales.

Al igual que todos lo que han pasado por la casa Dior, Galliano se ha convertido en un modisto de señoras. Hace diez años las Carrie Bradshaw en potencia se vestían de algunos de sus diseños. Ahora, sus madres admiran las prendas de Galliano y le compran algunas cosas cuando hace Alta Costura.

Dior 1

Es el ciclo natural de todos: al mismo Dior le pasó, a Yves Saint Laurent y a Gianfranco Ferré, el más aseñorado. Pero supongo que esto es respondabilidad de Monsieur Arnault y la clientela, por lo que no abundo más en el tema.

He estado regresando al pasado con las colecciones de Dior y en lo que redactaba esta entrada. Repasé una colección dedicada totalmente al baile (otoño 2003) y la de 2005, que ha sido uno de los desfiles más impresionantes que se hayan producido jamás. Sí siento que algo falta, sobre todo cuando la imaginación de Galliano era más desbocada, pero siento que también está mal compararlos con una época en la que la locura por el lujo estaba a mil (porque la economía lo permitía).

Dior 6

Me parece que la colección es hermosa. Si bien el equipo creativo de Galliano no le ayuda mucho a desarrollar muchas ideas (porque sinceramente, se parece mucho a una colección de Monsieur Dior pero con colorines y petalitos) o la parte desbocada es rechazada por los accionistas, el punto es que es una colección elegante y llamativa. Los detalles son muy hermosos, a pesar de que no son tan evidentes como en otras colecciones. Me hace pensar que Galliano puede o no encontrar el equilibrio entre su locura y las condiciones comerciales.

-Armani Privé

Armani Privé 1

Creo que está bien. Me gusta, al menos no pretende ser quien no es y eso es un gran mérito.En esta colección no van a encontrar vanguardia ni una estructura complicadisima, ni grandes colores: Son trajes de día y vestidos de noche en unos materiales que tienen vida propia, como esas faldas de satín que se mueven a cada paso que las modelos dan.

No veo mucho de lo que hace a esta colección Haute Couture : no hay fastuosidad, grandes bordados y propuestas atrevidas. Nunca lo he visto. Sí hay gala, sí hay materiales de primera, sí hay un esmero en cada diseño pero eso lo tenía Armani desde antes, ¿no?

Armani Privé 5

Creo que esa etiqueta de Haute Couture es más bien un trofeo personal para Giorgio Armani. No sólo porque quiera abarcar todas las áreas de la moda sino porque quería demostrarse a sí mismo que podía triunfar en un sector tan arriesgado de la industria. Creo, sin temor a equivocarme, que las casas que más vestidos de Alta Costura venden son Elie Saab, Armani Privé y Chanel Haute Couture, en ese orden.

Se supone que Armani regresa a los 70 con esta colección, al igual que Hannah McGibbon en Chloé. No los estoy comparando por que se dirigen a un mercado muy diferente: las fans de Chloé son más jóvenes y las de Armani tienen un gusto más clásico.

Armani Privé 6

Me encuentro a mi mismo apreciando eso que todos aman de Giorgio Armani: el cuidado en la ropa. Lo detesto como personaje público y como mercadólogo pero lo demás me parece bien.  Y es bueno saber que tenga una clientela que sabe lo que quiere y cuyas prendas van con su estilo de vida.

Armani Privé 4

Y aún así, chicos, me hubiera gustado ver más color y ver más bordados. Me doy por bien servido al ver la imagen que está bajo este párrafo, porque es una prueba de que las bordadoras en el taller de Armani no están siendo desperdiciadas.

Armani Privé 3 detail

-Alexander McQueen (que no es couture pero...)

Mención especial a Alexander McQueen el cual, a pesar de ser RTW es el mejor show de Alta Costura/Ready-to.wear que he visto. Porque no esperarán que la colección se produzca masivamente y al rato todas las estrellitas marineras las usen, ¿verdad? Esta va a ser una colección épica, que se confeccionará con muchas reservas y con looks más bien artesanales, justo como McQ lo hacía en Givenchy.

Y los detalles me llamaron la atención: son muy de la Alta Costura. Esos bordados y ribetes en las prendas, esas prendas más orientadas a una ocasión especial y esa combinación de colores hacen de esta una colección final muy digna y totalmente artesanal. No les voy a mentir: me siento raro ante esta colección. No sé exactamente qué sentir y creo que nunca lo sabré. Pero ustedes entienden, ¿verdad?

-Givenchy

La colección consta de 12 vestidos de gala con la muerte girando como tema de inspiración. Por lo que parece, esta va a ser la última presentación de Alta Costura y ya no se van a presentar desfiles para "regresar a las raíces de la HC". Eufemismo para "nos sale caro", pues.

El contexto de esta colección me hace sentir ofendido. Ofendido porque Riccardo Tisci volvió cool a Givenchy pero esta vez arruinó la división de Alta Costura. Ofendido porque tan estupidísima decisión puede salvar las finanzas de un conglomerado que no está muy dañado que digamos (digo, es dueño de Vuitton y su creador es el hombre más rico de Francia, por Dios) pero le da la inyección letal a la costura francesa.

Ofendido porque, si esta es la última colección de Alta Costura que va a presentar Givenchy, es una reverenda porquería comparado con el trabajo anterior de Tisci, el de Alexander McQueen (de Julien McDonald ni hablamos, ¿vale?), del breve paso de Galliano y el de Hubert de Givenchy en sus buenos tiempos.

Y todos esos sentimientos negativos hacia la casa francesa perjudican mi actitud hacia la colección. El tema me gusta pero creo que se quedó cortísimo. La muerte es una gran inspiración y tanto los diseñadores como la gente común pueden inspirarse a hacer grandes cosas. La muerte está tan llena de símbolos que una colección de menos de 20 diseños no le puede hacer justicia.

Por otro lado, sigo pensando que Tisci es demasiado sombrío para Givenchy. Más bien, el ADN de la casa ya tiene tantas mutaciones que confunde, a pesar de que el fundador de la casa creó uno de los vestidos más icónicos del siglo XX y esa prenda reúne parte de la filosofía por la que se guió durante años. Pero de transformarse radicalmente a desaparecer, supongo que escogería lo primero.

Eso sí, se lleva las palmas una chaqueta llena de calaveras. Un trabajo excepcional. Y los detalles de los vestidos son muy bellos. Creo que no está del todo mal, pero toda esa mezcla de circunstancias me hace sentir molesto y decepcionado. Pero bueno, no se puede hacer nada, ¿verdad?

-Gaultier Paris

Estaba a punto de comentar que Gaultier no ofrece nada nuevo pero me contuve, chicos. Vi la colección con calma y rectifiqué. Sí, esta vez Gaultier se muestra más tranquilito y es menos "exótico" y provocador pero un señor que comenzó su carrera desde antes que yo estuviera entre los planes de mi mamá puede darse el lujo de hacer muchas cosas.

A estas alturas, Jean-Paul Gaultier es un monstruo sagrado y encantador. Sagrado porque ya tiene un estilo muy característico que ha trascendido a la historia desde principios de los 90. El estilo 'lencería' fue idea suya y ha tenido un éxito relativo. Las prendas de inicios de su carrera son ya piezas de museo.

Y encantador porque no es una persona amargada o que se imponga dogmas. Tiene una curiosidad casi infantil y por eso se aproxima a los temas exóticos o religiosos con el respeto que debe. Controla bien su irreverencia y la saca a relucir en el momento correcto. Sus colecciones provocan, pero no ofenden y toda la filosofía de Gaultier insta a que la clienta se divierta y no se tome mucho en serio. Puede ser hoy una virgen, mañana una estrella de Hollywood y pasado un grillo en un jardín.

A Gaultier le gusta disfrazarse. Le encanta el glamour exagerado y le gustan mucho los juegos de rol (ignoro si sea igual de kinky en un aspecto más íntimo) y básicamente le fascina el glamour de antaño y lo transforma en cosas más divertidas: transparencias, pieles exageradas, colores inusuales y en ocasiones chillones. Prendas "de la calle" que son presentadas por él y encargadas por sus clientas ricas.

Esta vez siento algo de referencias al glamour en los cuarenta, cuando Francia estaba en guerra y tenían que usar su creatividad para verse seductoras y elegantes: desde turbantes llamativos hasta pintarse una raya en la parte posterior de las piernas para dar la impresión de que estaban usando medias.

Pero estas referencias de las señoras "elegantes" de la Guerra no tiene una carga política o trágica: es como una mezcla de prendas de vampiresas y accesorios más cotidianos en materiales que no se usaban en la guerra. Ojo: a eso me remite, porque la justificación de Gaultier es que es una colección que sólo refiere a él. Sí, a él, un diseñador con un gran sentido del humor y su visión de la moda.  

-Valentino

Es Valentino descafeinado y aderezado con sacarina. Es decir, ya no tiene gracia. Apenas estuve hojeando el maravilloso libro que estió Rizzoli (creo) y estaba fascinado con el legado del diseñador. Y me di cuenta que extrañaba sus creaciones, porque sus sustitutos no dan una.

El Valentino de los dos señores italianos estos es como beberse un café de esas máquinas horribles cuando uno puede beberse una taza de un buen café de Veracruz cada mañana. Y créanme, quienes han probado ese café saben de lo que hablo: no hay comparación. El café de maquinita es agua de calcetín. El de Veracruz es la esencia de los granos de café más aromáticos del país.

Y sí, me gusta. Pero nada más me acuerdo que es Valentino y me cambia la expresión. Esto está muy bien para Gianfranco Ferré o para alguna casa que esté en proceso de expansión, no para una casa que ha ido decayendo porque los diseñadores se han puesto a "hacer locuras" con un público mayoritariamente conservador.

Las clientas de Valentino han salido despavoridas de la casa. Primero porque el señor de la piel naranja se retiró y luego porque Facchinetti no les convenció. Ellas querían muchos brillos, rojos intensos y vestidos un poco aseñorados -pero bien cortados, cómo no- en telas que les recordaban su condición de ricas, guapas y elegantes. Y ahora nada de eso hay en la casa.

Y eso de que Valentino se rejuvenezca es una etapa solamente. Hoy es la firma preferida de las actrices y mujeres jóvenes "íconos de estilo" y mañana se olvidan de ella porque otra nueva firma revive y les da lo que ellas quieren con un nuevo nombre. La clientela joven y estilosa no es muy fiel que digamos.

Me entraron ganas de escribir: Si no saben hacer minimalismo, ¡vayan con Raf Simons, de Jil Sander! Vayan con Armani a que les enseñe a crear una silueta impecable con pocos detalles. Vayan con John Galliano, que sabe revivir a los años 60, vayan con Viktor & Rolf, que sacan a las modelos con iluminación incluida.

La idea de los señores italianos estos es revivir al Valentino de los 60 con un toque nuevo y hipsteril. No está TAN mal, tenemos prendas bonitas y todo pero el problema empieza cuando quieren homenajear al Valentino de los 60 y verse vanguardistas al mismo tiempo: las dos intenciones no concuerdan, por la incapacidad de los diseñadores, no porque sea imposible.

Y la idea de que la Alta Costura parezca examen final en una escuela de confección tampoco es agradable. Y comienzo a pensar que reprobaron Anatomía, porque algunas de las prendas que presentaron no ayudan mucho al cuerpo. Y el chiste de la jaula de canario no me hace gracia en absoluto.

Esta temporada me desanima un poco por el contexto. Nunca es fácil intentar levantar un negocio que lleva un cierto tiempo hundido. Pero cuando se hace un esfuerzo colectivo por mejorar los contenidos que se presentan. El hecho de que se encojan las casas de costura pero que se esmeren por presentar lo mejor que pueden es muy positivo para el negocio. Lo que importa ahora es volverle a inyectar vitaminas al sector para que reviva como a finales de los 90 y podamos tener más belleza que apreciar.

9 comentarios:

Monsieur Noir dijo...

Esta temporada estuvo tan horrible, tan deprimente.
Valentino esta hecho un circo.
Karl esta vuelto loco con su chico.
Galliano ya no da como antes.

Que va a pasar?

Tiffany dijo...

Me ha gustado mucho tu post, también es Chanel el que más me ha gustado, y es tan cierto que la alta costura ya no es lo que era...En teoría sólo hay unas 2000 clientas en el mundo para este tipo de prendas, y sea la época que sea siempre querrán ver y poseer la magia que la haute couture tuvo antaño...Y el resto, aunque no seamos clientes potenciales, también queremos deleitarnos con las propuestas, aunque luego compremos ready-to-wear. La alta costura es la imagen de las marcas, debería hacerse un esfuerzo por mantenerla en su esencia, porque hablamos de moda, y moda es imagen.

alexinocouture dijo...

He de confesar que la presentación de Alta Costura siempre me emociona, pero también he de confesar, que ésta temporada me dejó sin mucho que decir. Simplemente no me termina de convencer, no termino de apreciarla como se debiese de hacer.

En gustos se rompen géneros, y además hay muchas maneras de ver las colecciones, pero entre mis favoritas son la de Armani, la de Elie y la de Givenchy.. Galliano ha estado grandioso, pero sigo en proceso de digerirlo.

Gran post, Aldo.

Suerte!!

L De dijo...

pues si como siempre una ecenario impactante el de chanel y tambien a mi me encanto lo de la mascara de leon!! le da mas sensacion de la bella y la bestia de hecho fue lo primero que se me vino a la cabeza cuando vi la imagen

y si como siempre muy atinados tus comentarios y un post largo pero ameno!

un besote!!

Anónimo dijo...

Pues ahora si supuestamente aprecias la moda, te gusta Lanvin(que se está repitiendo mucho, y su última colección no me ha emocionado), críticas a Lagerfeld(que es un grande de toda la vida, mamaracha de profesión, pero un grande), y te gusta todo lo que Galliano(genio total, actualmente en fase de reposo) saque en la pasarela de Dior, aunque sea una despropósito total.
Chanel la mejor, o la menos mala. Y es que si Lagerfeld quiere sacar un león de 25 metros, es porque puede, ese león representa el poderío de Chanel, ese leon guste o no recibió mucha prensa, y es que algún beneficio se le tiene que sacar a estos desfiles, aunque sea por una gigantografía (la única que me ha gustado, de todas las que ha plantado en sus desfiles). Lagerfeld saco trajes muy bien cortados, y si los trajes del final son un horror, pero que se puede hacer, es Karl, y si, la colección recuerda a la de otoño HC 2006(gran colección del tío Karl).
Givenchy me ha gustado, pero tampoco no me ha emocionado.
Dior, no puedo creer cuanto se ha alabado este desfile, que me gusta lo que hace Galliano, pero el desfile no parece ni la mitad de trabajado que otros. Un desfile que no es ni bonito, que no favorece a las modelos, el maquillaje y peinado un horror. Es como si en Agatha Ruiz de la Prada se hubiera fumado algo y le diera por imitar a Galliano.
Armani, hace años que solo espero trajes de chaqueta bien cortados y uno que otro traje que arruinara Beyonce o alguien por estilo.
Los desfiles Saab solo los veos desde el apartado detalles, y esta vez nada llamo mi atención.
En fin, una semana de Costura bastante decepcionante.

Pido disculpas por el comentario tan largo, pero es que estas cosas se tienen que comentar.

JuanP. dijo...

No puedo creer que no haya comentado aún puesto que lo leí el mismo día que lo publicaste, ah ya se, no sabía que escribir al respecto, claro claro.

Sucede que a mi la alta costura me fascina, me lleva a lugares que desconozco, me dice cosas, me hace soñar y me hace llorar, pero esta temporada solo me llevó a mi casa, en mi compu, viendo fotos, claro, Galliano para Christian Dior causó palabrería, el hecho de no sacar lencerías baratas (o costosas en este caso) fascinó a medio mundo, pero no es el mejor trabajo de costura, me gustó más la última presentación en el mismo museo este de Rodin, cuando el trabajo mismo de la costura se veía desde fuera, pero yo que se de moda, se que me gusta y que no.

Yo no se por que la gente se sorprende de Chanel, ha replicado la Rue Cambon, ha construido un carrusel gigante, ha traído un iceberg de verdad, a mi si me sorprende pero no me maravilla, la ropa es perfección pura, no concuerdo con sus nuevas tendencias de que la alta costura no debe ser pretenciosa, si me compro un 2.55 seguro es por que que quiero verme humilde no?

Hay tantas cosas que se dicen sobre el tema, pero creo que lo mejor es siempre bajar las expectativas, por que uno ya no sabe que sucederá después, en resumen, la temporada es una temporada y ya, hay muchas opciones para todos los gustos que cada quien tome lo que prefiere, para el caso, a nosotros solo nos toca ver fotografías.

Saludos! (n_n)

trendt dijo...

mmm este post va a estar algo didutativo ... lo escribi bien?
primero, agradezco mucho tus fotos, se lo dificil que es encontrar las perfectas y yoda la labor detras de encontrar evidencia visual, y sobre todo, gracias por k con ellas pude entender mejor la coleccion de chanel y es que aunque no me gusto su paleta de colores, ahora que veo lso detalles me doy cuenta del gran valor de las costureras de todas estas casas, segundo me pregunto que tan costosa resulta la seccion de HC para una casa de modas, me refiero a que tanto en si cuesta la mano de obra y las telas digo, to se que al final pagas por el trabajo y por el arte, como cuando compras una pintura, no estas pagando el metro de marco y los litros de pintura sino el genio del artista, pero a lo que voy es si de verdad resulta incosteabe la HC por que pues publicidad les da y mucha ademas muchos sabemos que estas casas viven no tanto de la ropa sino de los articulos mas cercanos a la gente normal (o pobretona como yo comprendcere) es decir, si sus ganancias son basicamente por los perfumes y los lentes de sol. realmente la relacion costo/beneficio es insalvable? por otro lado me dio mucha risa que el anonimo (no entiendo como la gente no deja un mail o algo para retroalimentar) coincidio conmigo en que algun vestido de Dior parecia inspirado en Agatha Ruiz de la Prada... por cierto, ese comentario era ligeramente malvibroso o fueron imaginaciones mias? y por ultimo, mi gran duda... misma que me persigue desde el iceberg y creo viene desde la chaqueta gigante y ahora con el termina con el leon... mi duda es: cuando termina el desfile, que demonios hacen con la escenografia?

M. dijo...

Tu lectura minuciosa de la alta costura es paralela al preciosismo de la haute couture de Chanel. Buen trabajo.

Pero curiosamente a mí Givenchy me gusta (y que esos bordados y esas cuentas estén cosidos a mano me sobrecoge) y en canvio Valentino me ha horrorizado.

Te invito modestamente a mi blog:

http://apologiadelamoda.blogspot.com/

Ald0rad0 dijo...

Monsieur Noir: No creo que estuviera tan horrible, pero creo que Horyn tiene razón :(

Tiffany: Lo peor es que muchas veces no podemos ni comprar RTW y no podemos ayudar a las casas de moda :(

L De: Gracias, a mí también me gustó la idea de los leones en Chanel :)

Anónimo: Pues sí, aprecio la moda y demás pero no creo que Lanvin sea repetitivo sino todo lo contrario (digo, compáralo con Armani). Pero eso es RTW y no Alta Costura por lo que Lanvin no viene al caso.

Tu estilo se parece mucho al de un par de blogs que leo, no sé si seas uno de esos dos bloggers o los quieras imitar. En todo caso, es irrelevante.

Espero que no hayas relacionado las palabras "Chanel" e "idiota" (el idiota es Giabiconi, por cierto), porque en mi vida las pondría juntas en una oración, pero aclaro: Chanel me encanta y las bobadas de Karl me hacen gracia. Y mi única crítica (el reciclaje) está apoyada por tí, que también encuentras reminisencias de esa hermosa colección de otoño 2006.

La colección me ha gustado mucho y la de Dior también. Me gusta porque de alguna forma Galliano está dejándose de cosas aburridas y aseñoradas, pero el cambio es muy lento, aunque bienvenido.

Yo no creo que sea decepcionante (Elie Saab sí) pero se siente feo que algo tan hermoso se vaya perdiendo de ese modo.

Juan P: Estoy de acuerdo en lo que dices: no sólo la Alta Costura ha estado empequeñecida y le falta ese "feeling" sino que los decorados son hermosos pero son sólo eso.

Trendt: Es dubitativo :P

Pues mira, por desgracia tiran los decorados (el iceberg lo devolvieron a Suecia, creo). Y por desgracia les sale muy, muy caro organizar los desfiles. Me parece que son 6 millones o algo parecido :( Por cierto, sí sentí el trolleo en el Anónimo, pero no fue mucho.

M: Me paso a tu blog. Gracias!!


Por cierto, esto es para todos: Tardé en escribir este post y pasé por distintos estados de ánimo al hacerlo, me imagino que se nota.