martes, 15 de noviembre de 2011

Mesa de regalos

En un poco menos de tres semanas me titulo. Por fin, llegó esa fecha y llevo relativamente poco tiempo de saberlo.

Además de que corrí de un lado a otro lado cantando y bailando (en realidad no, porque tenía fiebre y me sentía muy mal, pero casi me desmayo del alivio) como en cierta escena de 500 Days Of Summer o en cualquier escena de felicidad audiovisual extrema, me puse a pensar en mis pendientes y me di cuenta de que esta podría ser una de las fechas más importantes de mi vida. Algo así como una boda, un bautizo o ese tipo de celebraciones icónicas que suceden en la existencia.

No sé si vieron aquel capítulo de Sex and The City en el que Carrie Bradshaw se casa consigo misma. Sí, ya sé, a muchas personas les irrita el síndrome SATC y todas las referencias que puedan hacerle. Pero la idea de montar una mesa de regalos para una celebración propia no es mala. Dado que me falta mucho para casarme y estoy a años luz de tener hijos (además de que el tesiseo fue arduo y desgastante), pensé en una manera de celebrarlo, con todo y presentes.

También sé que la costumbre de la mesa de regalos puede ser muy cutre, sobre todo si los novios se empeñan en que todos los invitados les compren cosas irrealmente caras como motocicletas, viajes a Bora Bora, cubertería de Christofle y extractores de jugos de cuatrocientos dólares (juro que alguien me contó de ese objeto y no paré de reír). Pero no, yo no les pediría que dejaran un Birkin a la puerta de mi casa.

De seguro que algunos pensarán “¿Quién se cree como para hacer una mesa de regalos?” pero no es obligatorio. En realidad esta lista es como mis cartas a los Reyes Magos. Si las recuerdan, estaban llenas de cosas divertidas y en algunas ocasiones eran necesarias. Esta lista tiene varias cosas que pueden ser de segunda mano (pero en buen estado), así que si tienen algo de aquí que ya no quieran, me lo pueden pasar :P

Empecemos con la lista, pues.

-Abrigo de pieles vintage o, de perdida, uno falso que no parezca plástico

¿Recuerdan que hace un año me enamoré de un abrigo de piel falsa? Con el tiempo se puso feo y ahora lo uso como cobertor. Yo sé que en estos momentos el amor por las pieles es más que criticado, pero no hago daño a nadie pidiendo un abrigo de medio uso o de un material que no sea “orgánico” ¿O sí?

-Un frasco de perfume de Nooka

Ese que sea nuevo, s'il vous plaît.

-Este reloj dorado de Nooka

-Una billetera nueva, con espacio para monedas

Mi billetera es una desgracia, tanto por su estado como por su falta de contenidos monetarios. Me vendría bien una con monedas por aquello de los viajes en metro y el cambio nuestro de cada día.

-Un Weekend Bag

¿Algo que me sirva para una pequeña escapadita, que tenga espacio para ropa/cepillos de dientes/algún libro y que no sea una estorbosa maleta? Sí, por favor.

-La Vogue de Kirsten Dunst y si se puede, la del documental

Muchos tienen opiniones encontradas sobre Marie Antoinette pero todos coincidimos en algo: es un deleite visual. Para celebrar la película, Vogue hizo una editorial en Versalles y me encantaría poseer esa revista.

De la de septiembre 2007 ni les digo. Es un must.

-El bolso de Target que le piratearon a Proenza Schouler

Sí, ya sé, es de niña. Pero el diseño se parece tanto a un maletín escolar que me resultaría práctico llevarlo a todos lados sin que parezca que asalté el closet de mi mamá. Yo soy mucho de llevar suéteres, una agenda, una revista (por si mi trayecto es largo, o lento, o ambos), un impermeable si llueve y, cuando aplica, un cambio de ropa, así que en ese bolso podría meter todo lo que llevo en un día normal.

-Unos lentes de pasta sesenteros

Ya sé, me acusarán de querer ser wannabe de Sterling Cooper Draper Pryce, pero no, en realidad siempre he querido unos pero no me he atrevido a comprarlos. Vi unos muy lindos en Goodbye Folk, pero si llegan a encontrar algunos en un cajón, me los pueden pasar ;)

-Esta bufanda de Emilio Pucci

¡Está baratísima! Y probablemente sería lo único Pucci que tendré en mucho, mucho tiempo. En realidad quería otro modelo pero ya se lo llevaron :(

-Una ilustración, sesenterísima de Estampaducu

Alguna vez había delirado que Estampaducu (también conocido fuera de los internets como Abraham Menéndez) me haría una ilustración de Mia Farrow circa El Bebé de Rosemary con el pelo corto, corto y uno de esos vestidos baby doll que tanto le gustaba usar. Si le llegan a convencer, avísenme.

-Una cámara réflex, de segunda o hasta tercera mano

-Una tarjeta de memoria SD/SDHC

-Alguna Vogue Paris del 2007

Me ha sido imposible conseguir alguna Vogue Paris de cuando Carine Roitfeld era su editora (Tengo la de Tom Ford y la última que editó pero nada más). 2007 fue un gran año en la moda y también para los contenidos de la revista. Me encantaría tener alguna.

-Una novela de Chuck Palahniuk

Le traigo ganas a sus libros.

-Unos tenis Panam

Baratos, lindos y resistentes. Y algunos de los tenis más cómodos que he usado.

Pret-a-porter-DVD

-Una copia en DVD de: Pret-a.Porter de Robert Altman, Valentino, The Last Emperor, L’Amour Fou y ¿Quién Eres Tú, Polly Maggoo? De William Klein.

Ufff, me emociona la sola idea de hacer una mesa de regalos especial para libros, revistas y películas pero si fuera así, esta lista sería eterna. Me iré mejor con lo que nunca he podido encontrar o no pude ver en su momento. Curiosamente, todas las elecciones tienen que ver con moda. ¿Por qué será?

-Una suscripción a Videodromo

Es un videoclub en el que tienen filmes de culto, por lo que se me hace agua la boca pensar en qué rentaría.

-Más Vogue gringas de la década pasada

Las empecé a coleccionar y he descubierto más cosas de las que creería. Sinceramente, los contenidos de Vogue son de lo mejor, a pesar de que a veces ponen a algunas celebridades que no nos agradan en portada o se equivoquen en cuanto a política. Si llegan a tener ediciones de marzo o septiembre se les agradecerá, pero cualquier mes es bueno para mí.

-Una grabadora

Soy un periodista sin grabadora y eso es terrible cuando transcribo mis notas. En realidad, me ayudaría cualquier cosa que grabe y reproduzca audio.

-Algo de Missoni. Lo que sea. Un suéter, por ejemplo.

Deliré con la colección de Missoni para Target, pero en vista del éxito obtenido, mis esperanzas de tener un cárdigan se quedaron en el olvido. Si por casualidad llegan a encontrar algo de Missoni en sus excursiones por mercadillos o tiendas de vintage, se los encargo.

-El nuevo libro de Marisa Berenson: A life in pictures.

Tengo un fuerte crush con Marisa, a quien considero la mujer más hermosa que haya pisado esta tierra. El libro viene como anillo al dedo para mi infatuación con ella.

-Un cinturón negro y uno café

Mi closet tiene anorexia, así que se agradece algún básico como éste.

-Una copia de todas las temporadas de Mad Men

Esto a lo mejor se lo esperaban: me encanta la serie. La ambientación es casi perfecta y la historia es emocionante sin llegar a ser telenovelesca. Por desgracia sólo he visto episodios separados y me gustaría repasarlos (pero no quiero la caja en Edición Especial ni cosas como esas, una copia está bien).

-Un Messenger bag “semiformal”

Últimamente he tenido un par de entrevistas de trabajo y me cuesta trabajo escoger algo para guardar mi CV, una agenda y el suéter (si hace frío) sin desentonar con la vestimenta “semiformal” que piden en algunos sitios.

-Alguna Vogue Italia

No me pongo exigente. Es una de las mejores revistas del mundo y me gustaría tener algún ejemplar.

-Algo del Gucci de Tom Ford. Lo que sea.

Hace algunos meses un twittero me quiso comprar con un pantalón del Gucci de Tom Ford. Por supuesto, yo no estoy a la venta pero a veces las ideas para tu mesa de regalos aparecen de los lugares más insospechados (o desagradables, como en este caso).

-Unos jeans de buena calidad

-Otra computadora (o una consultoría para mejorar la que tengo)

Desgraciadamente esta computadora está ya muy lenta y se traba con facilidad, sobre todo con asuntos relacionados a Flash. No soy bueno en asuntos informáticos así que no sé qué hacerle. Si alguien tiene otra PC o me instruye en cómo hacer que sea rápida de nuevo, se lo agradeceré mucho.

-Un inteligentófono

¿Usted se quiere deshacer de su inteligentófono porque salió un modelo nuevo/ya no quiere pagar plan/se va a retirar a una vida de contemplación en un monasterio al norte de California? Esta es la oportunidad. Hay tantas cosas de mi día a día que les podría reportar con esos dispositivos móviles…

-Unos pantalones negros de algodón

He tenido mala suerte al encontrar unos que me sirvan. Hace algún tiempo encontré unos en un intercambio de ropa que organizó @sindiamantes, pero tuve que donarlos porque subí ligeramente de peso y ya no me quedaron.

-Un ipod

Estoy consciente de que uno no debe apegarse a los objetos porque es malo para el desarrollo humano pero desde que me robaron el iPod mi vida no ha sido igual, ya no puedo musicalizar algunos momentos de mi día a día.

-Un suéter de cashmere

El otro día me probé uno y quedé muy sorprendido de sus cualidades para mantener el frío a raya.

-Calzado exótico: unas geta o unos zuecos de madera

¿Sería capaz de salir a la calle con ellos? Desde luego, pero necesitaría un poco de práctica.

-Memorabilia de Diana Vreeland

Ustedes saben cuánto admiro a Diana Vreeland y lo que ha contribuido a la moda. El saber más de ella por medio de sus libros o del documental que le prepararon sería algo muy positivo para mí.

-Una Moleskine

Las he espiado y resultan bastante buenas para anotar ideas y cosas que llamen la atención.

-Una agenda 2012

Soy un caos para anotar mis citas y asuntos por recordar. Por tanto, las agendas son mis mejores amigas. No me pongo exigente, sólo que sea una que me quepa en cualquier bolsa o mochila.

-Una camiseta (clonada) de Haider Ackermann, Sonia Rykiel, Karl Lagerfeld o Martin Margiela

¿Recuerdan que el año pasado lanzaron algunas camisetas con nuestros ídolos al más puro estilo metalero? Ambicioné siempre una pero nunca la pude tener, porque no llegaron a este rincón del mundo. Si alguno de ustedes tiene conocimientos de serigrafía, le encargo una. Yo pongo el material.

-Una sahariana

Siempre pido lo mismo, ya sé.

-Unos lápices de colores de buena calidad

-Un abrigo de mi talla

Como firme creyente en lo vintage, siempre encuentro abrigos fabulosos que nunca me quedan: son muy grandes, muy chicos o tienen problemas con el corte de las mangas o de la cintura. Si llegan a encontrar alguno que me pueda quedar bien, se los encargo.

Y ya. Yo sé que hay algunos WTF en esta lista pero soñar no cuesta nada ¿Verdad?

¿Harían mesas de regalos? ¿Qué pedirían?

3 comentarios:

Berkana dijo...

jajajaj me dieron ganas e hacer la mía XD jajajajaja muy buena idea

Maika Perez dijo...

Madre mía que lista!!

Blog Maleni dijo...

La asociación de bloggers malenis le ha concedido un premio, un curso para hacer cupcakes. Pase por mi blog a recogerlo.