viernes, 28 de noviembre de 2008

Sonia Rykiel, la apoteosis

Todo lo aburrido de París, toda la traición al espíritu original de las casas, toda la basura, la logomanía, las propuestas anodinas o simplemente horribles, todo eso vale la pena soportarlo con tal de llegar a una pasarela como la de Sonia Rykiel.

Photobucket

Rykiel es un gran contrapeso de la moda. No exige que sus modelos salgan con el ceño fruncido a desfilas, ni pone sus vidas en peligro con vertiginosos tacones. Un show de Sonia Rykiel es siempre maravilloso, fresco y hace preguntar al espectador qué novedad traerá. Sus modelos sonríen, bailan, tiran besos... ella es la joie de vivre francesa a su máxima expresión. Por diseñadores como Sonia Rykiel la moda deja de ser algo que puede ser realmente decepcionante y frívolo para volverse una actividad divertida. ¿Por qué los demás diseñadores no pueden ser como Sonia Rykiel?

Photobucket

Sonia, la que nunca estudió diseño de modas. La que creó su propia marca para satisfacer una necesitada (tejidos bonitos para mujer). La que ha inspirado a que más y más diseñadores sigan sus propias reglas y se diviertan. Gaultier, Martin Margiela, incluso Galliano son seguidores del estilo de Sonia, el cual es desenfadado, original y en muchos casos listo para las calles.


Photobucket

La historia de Sonia es casi novelesca. Siendo una joven burguesa en la década prodigiosa, Rykiel trabajaba arreglando escaparates en París. Se embarazó a mediados de los 60 y descubrió que la ropa existente no satisfacía sus necesidades. Se dispuso a trabajar, primero en tejidos y después con otras telas. Para 1968 creaba su propia empresa con una visión muy diferente a la de sus contemporáneos.

Photobucket

La ropa de Sonia Rykiel tiene la gran virtud de adaptarse a una personalidad y definirla fuertemente. Hacen que la poseedora de un suéter diseñado por ella resalte. Le hacen sentir única y original en un mercado dominado por la producción en masa.

Photobucket

Quizá por eso Sonia Rykiel ha durado tanto tiempo. Como otras mujeres en la moda (pensemos en Coco Chanel), ella siempre diseña para sí misma. Crea atuendos que le quedarían perfectamente en los colores que le gustan. La forma de pensar de Rykiel y Chanel se puede resumir en una frase de la segunda: “Nunca diseño algo que no me pondría”. La gran ventaja es que en el mundo existen muchas personas como Sonia, mujeres que no se conforma con usar lo que está ‘in’ como todas las demás sino que usan lo que las hace sentir cómodas con ellas mismas.

Photobucket

Rykiel por sí sola no podría subsistir. Necesita un equipo de trabajo que reinvente constantemente sus ideas y les de el toque de contemporaneidad para no verse fuera de lugar. Esta labor recae en dos personas: su hija Nathalie y su asistente y directora creativa Gabrielle Reiss, las cuales agregan las tendencias a las colecciones de Sonia. Ellas son las cocineras que añaden la cereza al pastel creado por la chef.

Photobucket

Ella es lo que todo diseñador debería ser. No impone, sugiere. No crea una estética rígida, sus colores son suaves y se pueden mezclar con prendas de distinta procedencia. No se abanica con el ceño fruncido mientras hace comentarios hirientes de los demás diseñadores. Sonríe y hace que las modelos sonrían.

Photobucket

Su look no es riguroso o estrafalario; de hecho, podría ser la abuelita ideal, una mujer madura que fue joven y rebelde y ahora está orgullosa de que a sus nietos no les gusten las convenciones sociales contra las que peleó –y eventualmente ganó-. La moda no siempre se tiene que tomar en serio para ser moda.

Photobucket

Y la gente lo sabe. Sabe que Sonia es irreemplazable, que sin gente como ella, o Gaultier, o cualquier diseñador creativo y jovial la moda sería una gran pesadilla y el mundo seguiría sin comprenderla. Están conscientes que Sonia ha sido un eslabón muy importante entre el diseñador en su estudio y la mujer citadina, aquella que quiere ser ella misma sin gastar una fortuna. Lo saben y le aprecian mucho. Ella es una revolucionaria.

Photobucket

El festejo llegó con la semana de la moda de París. Una pasarela que arranca sonrisas con los nuevos diseños de Rykiel mostrándose al compás de música disco (a veces son los Stones, a veces Marilyn Manson, pero hoy fue disco). Un séquito de modelos con el pelo frito y una gran actitud, diversión, un silencio respetuoso. La sensación de que algo grande estaría por ocurrir cuando Sonia apareciera. Las modelos bailaban al compás de la música, y flotaban en sus vestidos, homenajeando la joie de vivre que Rykiel tanto ama.

Photobucket

Y entonces, los grandes de la moda escogieron dos momentos para homenajear a una mujer 'ordinaria' que resultó extraordinaria. En el último momento del show, los invitados de Olivier Theyskiens, diseñador de Nina Ricci, lanzaron rosas a la pasarela mientras le aplaudían a rabiar. Gesto que no tiene igual en el mundo de la moda, ayudó a recordarles a los escépticos que Rykiel es grande. Cuando todo terminó, Sonia fue ovacionada a rabiar y la fiesta comenzó.

Photobucket

La introducción a la fiesta corrió a cargo de su hija Nathalie. Y era una extensión del desfile. Su regalo de cumpleaños a Sonia Rykiel, la marca y la diseñadora. “Una fiesta de cumpleaños no es una fiesta sin un regalo. Has estado inspirando al mundo de la moda por 40 años Aquí está tu regalo. Feliz cumpleaños, mamá.”. Treinta regalos diferentes en los que la influencia de esta mujer se veía latente, y se trabajaba para crear piezas únicas.

Photobucket

Gaultier (un vestido con agujas integradas) Martin Margiela (un abrigo de pelo rojo como guiño a la apariencia de Sonia), Narciso Rodríguez (un vestido de coctel con un toque bohemio), Diane Von Furstenberg (un vestido relajado para andar por la ciudad), Jean-Charles de Castelbajac (diseñador que aspira a sustituir a Rykiel con desfiles divertidos y propositivos, presentó un retrato de Sonia hecho prenda), la diseñadora fue homenajeada treinta veces seguidas. Nada menos para una leyenda de la moda.

Photobucket

Rodarte fue la cereza del pastel: su prenda le añadía una pizca de discurso político al homenaje. En un estilo totalmente opuesto al de las hermanas Mulleavy, el vestido suéter tenía impreso el nombre de Obama, candidato y eventual ganador de las elecciones de Estados Unidos. Curiosa referencia en un homenaje a la más liberal de las creadoras de moda.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Puede ser que la ropa de Sonia Rykiel no aparezca todo el tiempo en la prensa de moda pero su estilo ha calado hondo. Es una alternativa a la rigidez que en ocasiones es aburrida. Es la vanguardia, la prueba viviente de que la moda puede ser divertida, puede crear un look para un cierto tipo de persona que desafía las reglas, puede ser un diseño y no una marca. Ella es una leyenda y su homenaje fue, quizá, el evento que más luz arrojó sobre la Semana de la Moda de París. Enhorabuena.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

(diseños del homenaje en orden de aparición en este post.

1.- Alber Elbaz para Lanvin (la modelo trae una muñeca en el brazo)
2.- Alessandra Facchinetti para Valentino
3.- Riccardo Tisci para Givenchy
4.- Martin Margiela
5.- Jean-Paul Gaultier
6.- Narciso Rodríguez
7.- Olivier Theyskiens para Nina Ricci
8.- Jeremy Scott
9.- Stella McCartney
10.- Kate y Laura Mulleavy para Rodarte
11.- Jean-Charles de Castelbajac
12.- Diane Von Furstenberg
13.- Haider Ackermann







3 comentarios:

Señor Quinquillero dijo...

Mira, me encanta porque ella es el chic juvenil parisino de los sesenta. Tiene un estilo totalmente reconocible, único, muy relajado y muy de diario, muy feliz y a la vez muy viejuno. Como una chica que viste con jersey de lana por el día y por la noche juega con el vestuario aticuado de su madre. Y me encanta ese detalle de los diseñadores haciendo looks Rykiel, es emocionante. Un saludo ;)

Ald0rad0 dijo...

Sí, es una combinación un poco extraña pero me fascina. Me encanta lo que hace. Es fabulosa.

Un saludo y gracias por comentar

Marquis de Lannes dijo...

Pues odio a la vieja loca porque todavia no me a invitado a uno de sus desfiles!