martes, 22 de septiembre de 2009

El Discreto Encanto de la Burguesía



Casi todos los lectores de este blog saben que mi director favorito es Luis Buñuel. Adoro el trabajo de ese gran español y todo lo que diga es poco para expresar mi fanatismo. Me fascina su obsesión por los detalles y ese punto de vista tan inusual que solía poner en las tomas, ese punto de vista que nos hacía sentir que estábamos en un lugar donde no nos habían invitado, espiando.

El Discreto Encanto de la Burguesía es mi película favorita de su etapa francesa. Después de vivir casi veinte años en México y dirigir grandes películas como Los Olvidados (no me gusta mucho, para serles sinceros) y La Ilusión Viaja en Tranvía (muy divertida, la recomiendo) comenzó a acercarse más a Francia porque le daban un buen presupuesto y una mayor libertad para dirigir. En México, al igual que en Estados Unidos, algunas cosas no eran consideradas "apropiadas" y Buñuel se las tenía que ingeniar para sugerirlas. En Francia eso no pasaba y por eso se fue a dirigir allá.



Su regreso a Francia fue más bien gradual: comenzó filmando un par de películas ambientadas en América. A mediados de los sesenta filmó Belle de Jour y se volvió un director de culto. Ya hemos hablado anteriormente de esa gran película así que no nos detendremos en ella. La etapa francesa de Buñuel fue la última, la más chic y, después de Un Perro Andaluz, fue la etapa más atrevida, porque podía aventurarse más y plantear situaciones más absurdas sin el rechazo generalizado del público.



El Discreto Encanto de la Burguesía parte de una situación algo absurda. ¿Alguna vez les ha pasado que, por más que intentan hacer algo que planearon previamente, no pueden porque mil y un cosas se atraviesan en su camino? A mí me pasa igual y lo más reciente que me ha pasado es algo que explicaré al final del post. Pero bueno, la película trata sobre eso: un grupo de adultos que quieren sentarse a cenar en santa paz y no pueden, por más que lo intenten.

La película gustó mucho en su tiempo y se llevó un Oscar a Mejor Película Extranjera. Y básicamente es una comedia. Una comedia muy burguesa y muy snob, si lo quieren ver de ese modo, pero es graciosa a fin de cuentas. Pero Buñuel, a través del absurdo, critica fuertemente al jet set por su rigidez y su doble moral. Es un golpe disfrazado al conservadurismo.



La ropa del filme es muy conservadora y ser permite muy pocos atrevimientos. Es lo que un adulto políticamente correcto hubiera usado a principios de los 70. No hay hot pants ni esas minifaldas que habían escandalizado al público unos años atrás (bueno, es que además ya estaba pasadas de moda). Todo es tan elegante y atemporal que podría verse bien incluso ahora. Esta elegancia no es accidental: Buñuel supervisaba hasta las servilletas de tela y buscaba que todo se viera armónico y distinguido.

La película y su fascinante título (es simplemente inigualable. Desde que lo leí me enamoró. Y es que Buñuel era grande hasta para titular sus películas) buscan definir a la burguesía, pero usando su elitismo y demonios internos para analizarla y entenderla mediante situaciones absurdas. Algo que me intriga a mí y a personas como Holly, al punto que nos gustaría ver una colección que nos diga qué es la burguesía.



Entonces deben imaginar mi alegría al ver el desfile de otoño de Miu Miu. Dudo mucho que Miuccia Prada haya creado la colección pensando concrentamente en la película de Buñuel. Pero tienen muchos puntos en común. El primero: la locación. El salón donde se exhiben los desfiles de Miu Miu es algo muy clásico pero sólo en la apariencia. Si buscan fotos de desfiles anteriores pueden darse cuenta que es sólo una fachada y Prada lo transforma según el espíritu del desfile. A veces baja los candelabros casi a nivel de suelo, esconde algunas paredes... qué se yo.

Buñuel también usa a los personajes como fachadas. Son todos muy cultos y refinados... en la superficie. En la realidad esconden cosas medio turbias detrás de su fachada. Pero tanta gente se ha dedicado a explorar este lado oscuro en dramas intensos y Buñuel simplemente es sutil. Nada de llanto o escenas con un alto contenido dramático. ¿Por qué hacer lo que hace el resto? Y por cierto, Prada piensa igual.



Incluso el corte de la ropa se asemeja un poco a los vestidos usados en el filme: Prada creó algunos abrigos y prendas con un patronaje aparentemente simple y los deconstruyó o usó estampados antiguos en creaciones suyas. Y mientras redactaba esta entrada encontré mi película (la había dado por perdida desde hace un año)y la volví a ver. Y comienzo a creer que pudieron haberse inspirado ligeramente en el filme.

No les voy a contar más sobre la historia porque mi objetivo es que la vean pero hay un momento en el que una de las protagonistas está en su jardín, con un vestido verde de botones mal acomodado y los tirantes del bra asomando. En ese momento me di cuenta que el vestido, tal y como estaba, pudo haber aparecido en Miu Miu sin problemas porque el concepto era el mismo: una prenda respetable (como lo es un vestido a la rodilla) retorcida hasta covertirse en algo sensual y espontáneo. Pero Miuccia Prada es muy sutil al desarrollaar sus conceptos, y por eso me gusta.



No sé a ustedes, pero Buñuel y Prada me ayudan a pensar en la burguesía de otra forma. No como malvados elitistas (generalizar es muy feo) o como pobres víctimaas de su dinero, como las telenovelas mexicanas los suelen retratar. Más bien como personas ordinarias atrapadas en un círculo rígido y algo frívolo en el que se metieron por su propia voluntad.

Por cierto, les dejo el video. El soundtrack no tiene igual. Es como una mezcla entre la música que (creemos) se escucha en la burguesía, voces en off de mujeres elegantes redactando cartas muy educadas en francés y un intro muy chic pero provocativo, como el preludio a una escena sexy en una película de hace treinta años.



Lamento haberlos dejado por tanto tiempo pero tuve serios problemas con mi computadora y hasta este momento llevo varios datos perdidos entre ellos una gran cantidad de mi tesis. Todo por que, como en el filme, una serie de situaciones se interpusieron cada vez que planeaba comprar un regulador para mi computadora o salvar los datos (si alguno de los lectores se quiere ofrecer para ayudarme a rescatarlos de mi disco duro estaría agradecido por el resto del año. Y el que viene).

Digamos que esto me desmotivó como no tienen idea. Pero, a pesar de las adversidades y los buenos deseos de ciertas personas regresé. Porque sin ustedes -los lectores y mis amigos de los blogs- no hubiera tenido las ganas para seguir con esto. Ahora me costará algo de trabajo subir imágenes pero seguiré posteando. Vaya, hasta me perdí gran parte de Nueva York por mi falta de computadora. Pero de Primavera 2010 hablaremos muy pronto (necesito de un tiempo para digerir las pasarelas).

Por lo pronto los dejo con esta entrada. Espero que les guste.

9 comentarios:

Pawi dijo...

Hey nice post!

Sólo una cosa, Bunuel es mexicano =), se nacionalizó a finales de los 40.

Ah! Sólo tu juntarías a Luis Bueñuel con Prada, interesante.

Debes explicarme porque no te gusta tanto Los Olvidados, yo no me canso de verla.

Me agradó la nueva imagen, saludos, Ald0rad0

Por cierto, a ver si ya nos seguimos el uno al otro en nuestros blogs =)

Kate_Sgulp! dijo...

No he visto esa película. La verdad es que es muy raro encontrar películas de Buñuel... la única que he visto (y me fascino) fue El Ángel Exterminador (con una sinopsis algo parecida a El Discreto Encanto de la Burguesía)... y totalmente de acuerdo contigo: que bueno era para los títulos de sus películas.


Besos.

etiqueta rigurosa dijo...

Me encanta esta pelicula, y como menciona Kate_Sgulp! el angel exterminador tambien es muy buena.

Exelente post.

DCody región4 dijo...

uyy esa si no la he visto, pero me gustó mucho tu post, En cuanto pueda la rentaré. Yo recomiendo "El Bruto" con Pedro Armendariz. El genio de Buñuel+la gran actuación y los ojazos de Armendariz (padre, OBVIAMENTE) hacen un 10.
UN ABRAZO!!

Marquis de Lannes dijo...

Aldo, no tengo mucho tiempo para pasar y leerte... los desfiles empiezan pasado mañana (tendré menos tiempo aun)pero cuando paso y te leo, me alegras el dia!
Besos desde Paris!

Ald0rad0 dijo...

Paws: Es cierto, se volvió mexicano como en 1948 0 49.

No me gusta mucho ver Los Olvidados porque abusaron de una fórmula después de la película. Todo ese cine de "denuncia social" es algo obsoleto y aburrido.

Besos!!

Kate: El Ángel Exterminador es una de las mejores películas jamás filmadas.

Etiqueta Rigurosa: Verdá? jeje

DCodyR4: No he visto El Bruto pero lo haré. Saludos!!

Marquis: Gracias! eres muy amable. Mucha suerte!!

Pawi dijo...

Ese es el gran problema, he leído que Buñuel jamás planeó ver Los Olvidados como cine de denuncia social, para mí no lo es. Que después le hayan copiada y usado para reclamar, es otra cosa.

Lo cierto es que Buñuel es la super ondísima.

Guapólog@ dijo...

Me encantó el post, creo que veré esa peli en cuanto pueda. No es la más famosa de Buñuel creo yo, pero sin duda de las mejores.

Y lo de Miu Miu... excelso!

besos,

Simone

Ald0rad0 dijo...

Paws: y no sólo eso, le hicieron malas copias. Pero aún así amo a Buñuel.

Simone: Te la recomiendo ampliamente, es maravillosa. Besos!!