martes, 2 de febrero de 2010

Haute Couture (Ahora que Lacroix se ha ido)

Hola de nuevo. Estuve algo ocupado y mi inspiración se esfumaba en el momento en que encendía mi lap (el síndrome de la página el blanco) pero ya superé esa etapa y tengo para ustedes mis impresiones sobre algo que amo –tanto que da nombre a este blog: la Alta Costura.

Está padre el ver todas las colecciones y echar a volar nuestra imaginación, pero si se queda como una idea, pronto desaparecerá. Puede que estemos muy lejos de esa realidad, pero si es algo que nos hace felices y podría llevanos allá, no hay razón para no comentarlo. Bueno, al grano.

¿Alguna vez les ha pasado que conocen a alguien y en apariencia no les mueve mucho y no lo valoran? ¿Y luego, un día, se va y ustedes se dan cuenta de cuánto lo(a) amaban y cuán perdidos están sin ella o él? Eso mismo me pasó con Christian Lacroix y creo que le está pasando a mucha gente.

Fan de Lacroix nunca fui. Estaba en una época en lo que lo vintage y lo sencillo me encantaba. De hecho, era más fan de Dior que de nada y veía la superposición y no me emocionaba tanto como con las prendas de Galliano. Eso sí, supe que era algo que nadie estaba haciendo en ese momento y se ganó algo de mi consideración.

De repente me empezó a gustar. Y es que Lacroix gusta más cuando uno ve los detalles. En cuanto empecé a ver close ups de los bordados, me enamoré. Me gustó el hecho de que amara de un modo casi enfermo la calidad, la perfección y el detalle. De que no necesitaba de cualquier estrellita borracha y zorrona -de poca monta, pues- para darse a conocer sino que sus vestidos requerían de una persona con porte y carácter para lucirlos, como Helen Mirren y Dita Von Teese.

Y de repente, como un mal día, se vino todo de golpe: perdió patrocinio, cerró… y lo demás ya lo saben. Qué triste fue eso, tanto como la muerte de Isabella Blow o la pérdida de varias obras de Joan Miró en el 11 de septiembre (y el subsecuente bombardeo/saqueo al museo más importante de Iraq).

Y esta temporada creí que nos íbamos a recuperar pero creo que es un proceso un poco largo, porque era el último que presentaba sueños, el último creador que presentaba por puro amor al arte. Pero no. Y es algo triste, ¿saben? El perder una fuente de motivaciones porque las circunstancias cambiaron y él no se supo adaptar.

Pero no podemos rasgarnos las vestiduras: también fue responsabilidad suya por ser tan hermético en algunas cosas, sobre todo la comercialización- Pero bueno, sé que es triste y es ofensivo ver que adulan a un pobre idiota como Christophe Decarnin (lo siento mucho si son fans y les ofende, es mi opinión y no la voy a cambiar. Además, saben que es verdad) y a otros no les dan el justo valor. Por eso creo que es pertinente expresarlo.

Bueno, ya lo expresé y el punto es que la temporada es un momento post-depresión en el cual nos damos cuenta que no lo hemos superado del todo. Raquel, de Doublecloth, fue la mejor la expresarlo en este fantástico post, por lo que será una referencia y dejaremos este tema para ir al grano: ¿Qué pasó en primavera 2010? ¿Qué me gustó y qué entro en mi radar?

Bueno, les voy a decir que Elie Saab NO entró aquí porque,los vestidos son aburridos, aunque admito que tienen un grado de belleza que los hace irresistibles a medio mundo. Quizá vaya ocupando el lugar que dejó Valentino y eso habla de un cambio, pero no me gusta mucho, sinceramente.

La colección que hizo mi día y me regresó una buena dosis de felicidad fue Dior        

La colección de Dior está hecha del material del que se fabrican los sueños, ese espacio caótico en nuestra mente en el que se distorsiona la realidad y se transforma en algo increíble. Por eso es como un sueño, y no por su hermosura (que la tiene). Por eso resuena en el fondo de la cabeza de algunos y lo conecta con ese espacio extraño y maravilloso.

Galliano se la pasa soñando, pero a diferencia de otros creadores, sus colecciones no tienen un tinte pesadillesco. Son puros sueños agradables, algo así como una visita al País de las Maravillas. Y de hecho, muchos de sus personajes podrían vestir de Dior Haute Couture sin problemas.

La visita al derby que presentó es muy agradable, es como un retrato de un mundo que dejó de existir hace mucho tiempo, un mundo que Galliano y Dior mismo adoran. Ya saben: remilgos,mujeres encorsetadas, tardes en el parque, amantes vestidas de joyas y pieles, paseos en carruaje, demostraciones exageradas de cortesía, visitas a la ópera, fotografías en sepia. Por supuesto, las amantes de los ricos vestirían de Dior para demostrar la posición social a la que han sido elevadas.

En ese mundillo frívolo la moral da igual. Todos se hacen de la vista gorda y las lecciones moralinas están pasadas de moda. Es una fiesta interminable, un día perfecto en un jardín antes de la tormenta (y vaya tormenta que se desató unos años después), un momento en el que el drama sólo se acepta al vestirse. ¡Qué elegancia la de Francia!

Sin la colección de Dior esta temporada habría sido un poco aburrida y decepcionante.

Además de Dior, la colección de Chanel suele salvar el día porque, sin importar que Karl sea medio fantoche, suele sorprender a propios extraños con sus colecciones. Aunque hemos visto el mismo vestido una y otra vez, tiene algo nuevo, que podemos (o no) identificar. En Chanel le sacan el jugo a sus talleres de Alta Costura y presentan calidad.

Esta vez no. Fue una colección bastante fea, fuera de lugar. Comenzaba a pensar que era un refrito de 1996 o algún momento en los 90 cuando la cintura desapareció y lo más divertido era verse como un saco de patatas del futuro. Tan fea que ni los trajes, que suelen ser el último recurso cuando la colección no gusta, salvaron el día.

Me quedo con algunos vestidos de noche y ya. El color y algunos drapeados discretos son la elegancia a la nos tienen acostumbrados. Se sienten un poco frescos, alejados de las corbatitas, el blanco y negro, el encaje y esos elementos que son tan Chanel que los sabemos de memoria.

Siempre recuerden esto antes de criticar una colección de Alta Costura: vean fotografías de los bordados y detalles. Salvo que sea una basura de colección eso siempre la salva. Algunos detalles de Chanel son delicados y muy bonitos. Por eso anexo los vestidos de noche con un bordado discreto pero elaborado. El hecho de que un par de señoras se acaben la vista y los dedos por hacer un bordado de unos cuantos centímetros hace que toda esta “banalidad” valga la pena y se vuelva un arte.  Ese es el verdadero valor del vestido. No el precio, sino las horas de trabajo dedicadas a una prenda.

Vamos a apartarnos un poco del tema: ¿Recuerdan un vestido que usó Nicole Kidman en los Oscar, un Chanel Haute Couture verde agua? (Si no lo recuerdan, he aquí la foto) . Tenía un bordado muy discreto en la parte inferior, algo casi imperceptible. Bien, para bordar esa pequeña sección se tardaron más de 400 horas. Si pensamos que la jornada de trabajo en un taller de Chanel es de 10 horas, ¿cuántos días ocuparon en él? Algo así como cuarenta días de su precioso tiempo. ¿Cuánto tiempo lo uso Nicole? Quizá un par de horas, el vestido se quedó en un almacén (o no) y lo peor fue que no creó una impresión duradera en la gente. Qué poco valoramos la Alta Costura.

 

Por tanto, no voy a ser tan duro con Chanel. Porque, a pesar de que la colección fue horrible, fue el resultado de un puñado de personas que lo hicieron todo artesanalmente, para mantener el negocio con vida (es decir, para clientas que valoren su esfuerzo y no personitas en busca de un espacio en una revista de chismes).

A lo que sigue: quien me lea de hace tiempo sabe que detesto a Giorgio Armani, por razones que no viene al caso. Me aburre, él como persona me cae mal y no compraría en sus tiendas si pudiera. No es santo de mi devoción. Extrañamente, su colección tiene elementos muy rescatables. Esta colección, un poco más experimental (un homenaje a Paco Rabanne, según yo) y combinada con toda esa parafernalia Armani que a todos encanta o aburre, es muy interesante.

Una razón por la que paso de Armani es porque su figura puede ser estilizada, pero sus prendas no transmiten esa ilusión de delicadeza que otros diseñadores logran sin problema. En esta colección algunos vestidos logran esa impresión. Y aplaudo que sea Armani refrescado.

El traje plateado que verán a continuación es una obra maestra, porque es una prenda versátil y transformadora: introduzcan en él a una mujer de cualquier peso y estatura y, si el traje está hecho a la medida –el color puede cambiar-, verán un cambio: se vuelve más alta, más interesante, más segura. Y puede mantener ese traje en su closet por el resto de la eternidad sin problemas. Y es totalmente Armani, pero es un discurso totalmente puro y sin tonterías, como suele ser con él.

Givenchy también cayó de mi gracia desde hace un tiempo.Ya vi todo lo que debía ver y me gustó lo que me debía gustar. Una parte de mi personalidad ama lo oscuro pero los excesos no son buenos. Además de que se ha vuelto algo complaciente con ese mundillo de voguettes que lo rodean. Pero estamos hablando de su colección.

Dice un amigo que la virtud de que una casa con tanta historia tenga un equipo veterano en los talleres de Alta Costura es que sus integrantes protestan cuando al  diseñador en turno le da por ser moderno y hacer tonterías. Su hipótesis es que a Riccardo Tisci el mismo equipo y las clientas le piden que le baje un poco a su delirio gótico y ahora que lo pienso, todas las colecciones tienen por lo menos un vestido que se puede usar sin problemas.

No se molesten en revisar toda la colección de Alta Costura. Es gótica, “experimental” y muy voguette. Es difícil de llevar pero no requiere que alguien con mucha personalidad, sino una mujer que guste de hacerse la interesante. Vayan a los vestidos de fiesta, porque ahí podrán encontrar algo del Givenchy original, el de Sabrina y Desayuno en Tiffany’s. Curiosamente, la obra que sólo los nostálgicos recuerdan porque Tisci la enterró en una tumba gótica.

Vamos a lo último: Gaultier Paris. Dice el muy agradable Jean-Paul Gaultier que vio Avatar, pensó en México y una explosión creativa ocurrió en su cabeza. Gaultierizó todo, lo mandó ensamblar y presentó una colección de Alta Costura que se llevó las palmas y comentamos acá con mucha alegría.

Gaultier Paris es la nueva alternativa a Christian Lacroix, chicos. Es alguien con experiencia, firme en sus convicciones y con una imaginación muy loca que le hace crear colecciones impactantes. Puede que esté un poco atrasado con el fenómeno voguette adicta a Balmain y Givenchy pero tiene una legión de personas que lo apoyan y un sentido comercial bien desarrollado que costea sus inventivas colecciones. Gaultier hizo lo que Lacroix no pudo y por eso su casa sigue con vida.

No es mi diseñador favorito de toda la vida y la verdad es que no reviso sus colecciones enteras pero apeló a algo de lo que estoy muy orgulloso: la cultura de mi país. Soñó, despertó, creó y nos trajo sus sueños de la mano. Por eso lo respeto (además de su talento, su carrera y el ser una persona amable y optimista, a diferencia de la pasa agria que es Karl), porque para llevar al espectador de la mano al interior de su cabeza hace falta mucha habilidad.

México según Gaultier es una tierra exótica, un producto de un intenso choque cultural en el que hay de todo. Una tierra de la abundancia donde las prendas comunican lo felices que somos en una tierra bañada de sol y música. Me encanta esa visión fantástica de México porque tiene algo de verdad.

Lo crean o no, Gaultier no se fue por lo obvio, por los trajes de charro y vestidos de india mexicana que son ofensivos cuando son mal imitados. Ni por recurrir a las prostitutas de los filmes del oeste, un gran estigma que Hollywood nos dejó. En esa colección se admira y se respeta mucho la cultura de nuestro país.

¿Saben dónde pueden encontrar algo como el vestido blanco con negro? En las bolsas de paja trenzada. ¿Algo como el vestido blanco y rojo? En los rebozos (que son una prenda sin igual) que solían usarse mucho por aquí. Tienen una base que fue transformada en algo más por Gaultier. Y no son un cliché.

Finalizo esto con uno de los trajes más hermosos que he visto jamás:

Véanlo de cerca, miren sus detalles, y se enamorarán. Puede que el genio de Lacroix ya no esté con nosotros, pero fue una muy buena temporada.

8 comentarios:

JuanP... dijo...

Aplausos don Aldo! Sin duda me encanta tomarme el tiempo con un no cafe para ponerme a leer cuanta cosa escribes.

Creo que tienes mucha razón, Gaultier es fantástico y me encanta ese homenaje hacia nuestra cultura que muchísima gente desprecia y no es hasta que alguien la revela (no toda ni exactamente igual) que empezamos a sentir ese orgullo.

En las demás colecciones creo que hablas con verdad, sin embargo yo tengo mis propios favoritos y mis propios detestados, Dior por ejemplo, no dudo que el hombre haya creado belleza y sueños de la nada, pero esos sueños ya los tuve, jeje.

Es muy extenso todo esto y podría comentar de todo, pero me lo reservo para otra ocasión...

Saludos! (n_n)

Monsieur Noir dijo...

A mi esta temporada me dejo mucho que desear.
Gaultier hizo lo suyo con México y la verdad si senti orgullo al ver la colección aunque no me gusta tanto que crean que somos "exoticos", por dios tambien evolucionamos!
Ricardo Tisci aburrio un poquito esta vez, ya que tuvo que satisfacer a la clientela, de hecho hay una foto donde Emmanuelle Alt mejor esta mandando mensajes con su BlackBerry, super aburrida.
Valentino WTF! de hecho ni lo mensionas, cosa que es más que obvia.
Me encanto tu reseña!
Saludos! Xx

Jose Ramon Santana Vazquez dijo...

...traigo
sangre
de
la
tarde
herida
en
la
mano
y
una
vela
de
mi
corazón
para
invitarte
y
darte
este
alma
que
viene
para
compartir
contigo
tu
bello
blog
con
un
ramillete
de
oro
y
claveles
dentro...


desde mis
HORAS ROTAS
Y AULA DE PAZ


TE SIGO TU BLOG




CON saludos de la luna al
reflejarse en el mar de la
poesía...


AFECTUOSAMENTE:
ALDO


OS DESEO FELIZ AÑO NUEVO 2010 Y ESPERO SEA DE VUESTRO AGRADO EL POST POETIZADO DE CABALLO, LA CONQUISTA DE AMERICA CRISOL Y EL DE CREPUSCULO.

José
ramón...

Wednesday dijo...

Has hecho una crónica que ni la mismisima Suzy Menkes... jajaja

La verdad es que a mi la costura de esta temporada me ha parecido malisima, en especial el desfile de Valentino, me han entrado ganas de llorar. Pero de repente me acorde de tu post sobre Fachinetti, y la razon que tenias. Me encanta Alexandra (ya lo sabes) y ella hizo mejores colecciones que esta ultima, que es malisima. Si ella, dicen, solo vendió un vestido de costura, no creo que esta pareja de dos, coin esta coleccion vendan algo... en fin.

Tambien me ha defraudado enormemente Anne Valerie Hass, que suele hacer colecciones muy romanticas.

Si tuviera que salvar a una de la quema: Armani Prive. eso si, hasta que le he visto el modelito a Lady Gaga... grrr

Un beso!

P.D Si claro, mandame un mail, y mandamelo porque ahora estoy intrigada.

Lee Van Cleef dijo...

Que nos dices de Valentino ALdo?? Supongo que ya ni intentaras hacer leña del arbol caido no? ;)
A mi Givenchy si me gusto, sobre todo los pases del principio y justo los del final, los vestidos que sacaron Malgosia y Vodianova son preciosos, pura alta costura.

De Dior me quedo con la mezcla de colores y con que Galliano nunca puede hacer nada mal, pero me aburrió y tengo la sensación de que se está estancando nuestro querido John.

Un saludo =)

KIRAFASHION dijo...

Dior fue lo que más que gusto esta estación, J. G. es mismo genial...

L De dijo...

pues a mi galliano me gusta mucho aunke digan que se repite no me importa por que lo hace muy bien, de armani si compro derrepente pero nada fuera de esta mundo y me sorprendio su coleccion a mi tmb y ame en traje con la luna!! me gusto mucho su coleccion su inspiracion todo y de J.P.G. pues yo se que a la mayoria le gusto pero por mas orgullosa que este de mexico no me gusto tanto solo una que otra cosilla, no se me cae bien y todo y pienso que es una graan diseniador pero no me gusto tanto esta vez, pero bueno en fin como siempre muy buena resenia y post perfectamente equiliobrado y con la justa medida de informacion!

un besote wapo!!

Ald0rad0 dijo...

JuanP: Jajajaja, no café :)

Monsieur Noir: Sí, algunas cosas no valen la pena, pero a ver qué se puede rescatar.

José Ramón: Esteeeeeee... gracias!

Wednesday: Ay, házmela buena que ahora estoy más desempleado que nada!!! Jejejeje. Anne Valérie también me gusta, es muy discreta y así pero esta vez no me gustó. La vi unos segundos y me fui con Armani. ADMITO que me encantó el Armani que le hizo a Gaga, jejeje.

Lee: No es muy amable ensañarte con tu enemigo cuando está en el suelo ;) Algunas cosas de Givenchy molan. A Dior le faltan fuerzas pero mola :D

Kira: Cierto! Besos!!!

L De: No estuvo tan malo pero sí se extrañaron algunas cosas en esta semana.