viernes, 12 de noviembre de 2010

Vogue Choppin’ Expiriens o Fashion’s Night: Out

Ayer fue la tan esperada sesión de Vogue Shopping Experience. Si no se enteraron, les cuento brevemente: fue una idea de la edición mexicana de Vogue para acercar a la gente al consumo de lujo. Si bien existen personas como Juan, Botica y Eduardo, quienes han comprado en estas tiendas y conocen precios y estilos, existe un sector allá afuera que tiene miedo a comprar por asuntos que no vienen al caso. Este evento tenía la intención de borrar ese muro invisible entre el comprador potencial y la boutique. También era una respuesta mexicana a Fashion’s Night Out. Puede que la –gran- Cathy Horyn no crea que es una buena idea pero un evento con DJ’s, celebridades, juegos y un gran desfile de modas vuelve a las compras una experiencia lúdica.

Vamos a empezar resumiendo algunas cosas del evento general y luego comentamos otras cosas importantes, ¿les parece?

Lo bueno

-chocolates en forma de zapato en Ferragamo.

-un catering excelente en Burberry. Y ahora imaginen a unos modelos ofreciéndoles canapés a cada momento.

-El grafólogo en Montblanc.

-La atención en Gucci, insuperable. Amabilidad, información adicional y una vendedora que nos dio su valioso tiempo mientras dábamos vueltas por la tienda. Si por mí fuera, la nombraría gerente de una tienda departamental.

-En Marc Jacobs, las prendas de la temporada actual y el staff que describía este maravilloso abrigo mientras Botica se lo probó.

-Los promotores del evento. No convivimos mucho con ellos pero fueron atentos.

-En Hermès nos enseñaron a jugar con las mascadas y pañuelos. Yo pedí un turbante.

-Creo que el estar con algunos de mis bloggers mexicanos favoritos y con Paola es algo que nada puede sustituir.

Lo malo

-Fui a recoger mi pasaporte a Max Mara y tuve una recreación de la famosa escena de la boutique en Pretty Woman, sólo que en el DF y con un bloguero en lugar de Julia Roberts. Las vendendoras de la tienda fueron muy amables, pero quien pecó de arrogante fue el guardia de la tienda (!), quien no me quería dejar entrar a recoger mi ‘documento’. Empezamos mal.

-El evento prometía actividades hasta las 9:30 de la noche. Para antes de las 8 estaban cerrando y para las 9 ya estaba casi todo muerto.

-Fue menos gente de la esperada.

-Ofrecieron el turibus pero el tránsito pesado hacía más práctico el caminar a las tiendas.

-En Frattina, acosaron a Bere por tomar fotos. Temo decirles que la selección de la tienda me parece un poco… uhmmm… kitsch. Esperaba más de marcas como Escada y La Perla, quizá sea por la selección.

-En muchas tiendas la política de “no fotos” fue totalmente inflexible. En Ferragamo primero nos dijeron que sí y luego que no, con el tan característico “una disculpa, seño”. En la tienda, nadie nos peló.

-La bolsa conmemorativa del evento era del mismo material que la de Wal-Mart. Es en serio. La de Zara costaba más pero era de mucha mejor calidad.

-No nos dejaron entrar a Louis Vuitton. Los guardias nos dijeron que sólo podíamos ingresar con invitación (!)


Lo feo

-A Paola le tocó presenciar que en Burberry, Botica Pop se probó un abrigo, para molestia de la vendedora. Cuando lo iba a regresar al estante, la vendedora, enojada, se lo quitó. Como acotación, la prenda no corría el riesgo de ser estropeada por bebidas o alimentos. Okaaaaaay, señora de Burberry.

-Un par de comentarios despectivos por parte de un bartender. Pregúntenle a Monsieur Noir.

Y entonces, por una vendedora elitista en Burberry, un bartender, un guardia y una invitación, todas las buenas intenciones de Vogue se vienen abajo.

Ahora vienen los comentarios importantes.

Hace 4 años Vogue México era mi revista favorita porque me parecía lo máximo: diseñadores famosos, un mundo lujoso y despreocupado combinado con lo que se “debía” comprar en ese momento. Según mi punto de vista, el trabajo es bueno, porque no es fácil armar una revista de prestigio y circulación nacional (e internacional, si tomamos en cuenta que llega otros países en América). Actualmente leo otras publicaciones pero me agrada que vayan publicando más contenidos autónomos y no solo traducciones de fotos de W, Vogue US y Vogue Paris (un pequeño detalle, las prendas de esas editoriales no siempre se consiguen acá). También creo que en la moda también se tienen que percibir aspectos más profundos que los nuevos estilos.

De 2006 para acá las cosas han cambiado mucho. No necesito decirles que fenómenos como Tavi o Bryanboy han abierto la puerta de un mundo que hasta ese momento era celosamente guardado por las editoras. Ahora todos –literalmente- podemos tomar fotos, criticar, comentar, y comprar. La moda se ha vuelto homogénea también y esa corriente no se puede ignorar. Si se hace, corren el peligro de morir por obsolescencia.


Todos fuimos adolescentes y tuvimos nuestros niveles de rebeldía. Algunos drameaban y se encerraban en su cuarto (ejem, ejem, yo) y otros se tatuaban, llegaban tarde… en fin, entienden a lo que me refiero. Y una de las principales frases de nuestra adolescencia era el “es que mis padres no me entienden”.

Eso es lo que pasa con Vogue. No dudo de sus buenas intenciones y se demuestran con la idea del turibus, de las personas sirviéndonos tragos y unos canapés de lujo en las boutiques. Se agradece mucho pero no es suficiente. Creo que lo que quieren resolver es un poco más complejo y necesita de comprensión. Y como dice una frase “el camino hacia el infierno está lleno de buenas intenciones”. Entiendo que es algo fuerte pero sigan leyendo y verán por qué la uso.

Creo que la clave para entender todo esto es algo que escuché hace ya algún tiempo. La revista está interesada en un tipo de lectora rica, elegante, sofisticada, que se codea con las elites culturales e intelectuales del país. Alguien del jet-set. Alguien conservador. Y está muy bueno que tengan bien definido al público, no por nada la revista lleva tantos años de publicación.

El problema es que hay cosas que aún no se dejan ir. Traigo esto a colación porque JsN mencionó en un post que en la revista se bajaron “de un trono imaginario”. Sí, es cierto, pero ¿cómo podemos perder el miedo a comprar si literalmente nos cierran las puertas de la tienda en la cara porque no tenemos invitación en un evento POPULAR? Detalles en apariencia insignificantes destruyen ideas como Vogue Shopping Experience.

No voy a tirarle estiércol a mi exrevista favorita pero creo que esto refleja problemas clásicos en la organización de eventos por acá: desorden y personas que no obedecen instrucciones, saboteando el propósito de dichos eventos. Y ya sé que no es fácil ni rápido coordinar grupos grandes pero es totalmente necesario. Ahí entra una parte positiva de la jerarquía en las empresas: los empleados saben que son piezas de un rompecabezas y si falta uno, el cuadro no está completo. Puede que me equivoque pero creo que eso lo supieron en Fashion’s Night Out. Literal, Anna Wintour se bajó del trono y fue a Macy’s a platicar cinco minutos con los clientes. Y por cierto, Wintour dijo al presentar el evento que no importaba si no compraban, lo que importaba era que se acercaran a las tiendas sin importar la situación de la economía. Acá, algunas cosas estaban condicionadas a la compra.

Hace algunos ayeres nos enseñaron el concepto de corazón ideológico y englobaba tres cosas: Misión, Visión (a corto o largo plazo) y Valores. Las empresas lo tienen en ocasiones y estas tres categorías se pueden resumir en una oración, además de que todos los empleados deben trabajar para lograr esas tres cosas, en teoría. No sé si en el evento lo planearon de ese modo, pero si no, podría ayudarles mucho el plantearlo y regirse por las categorías que les acabo de mencionar.

El definir esto ayuda a saber hacia dónde queremos llegar y de algún modo, cómo lo lograremos. No digo que sea fácil, pero es necesario, y se necesita de una lluvia de ideas para poder ser lo más claro posible. A lo que voy es que se pudieron haber evitado incidentes como los de Burberry y Louis Vuitton si se manejaran estas tres cosas y se eliminarían muchas incoherencias como las que sucedieron.

Ahora viene lo opuesto. El éxito de la noche fue Zara. No sólo había una GRAN actividad en cajas, sino que aún había cocteles, bocadillos, música y espacios para comentar las prendas que ofrecían. ¿Y saben qué? TODO lo que vimos en el recorrido estaba ahí: los zapatos de Vuitton, una falda de Chanel, abrigos militares como los de Burberry… Y es que Zara lo tiene todo para el tipo de público promedio. Producen las prendas con una rapidez de miedo y los hits de la temporada cuestan una fracción que los elementos originales. Algunas revistas las usan para sus editoriales. En Zara conocen bien al motivo de su éxito aquí y por eso se esforzaron en complacerlos.

No les voy a decir que vayan a incendiar las tiendas de Masaryk y boicoteen a la edición mexicana de Vogue. Repito: la idea no fue mala pero, al menos desde mi punto de vista, tuvo importantes fallas por lo que no sé si causó el impacto deseado. Y más si recordamos el target de la revista y las actitudes pasivo-agresivas (de un sabotaje velado, pues) de algunas personas. Repito: algunos (como la vendedora en Gucci) se portaron maravillosamente con nosotros porque entendieron el concepto pero otros no, y destruyeron la idea general del evento.

Ya para acabar, Paola tomó unas buenas fotos del evento. Si lo desean, las posteo la próxima semana. Voten en los comentarios ;)

Chequen las reseñas de Juan AQUÍ

y la de Botica ACÁ

13 comentarios:

JuanP. dijo...

Pues sin afán de ofender, pero deberías poner en negritas que tiene link y que no, jajaja, los nombres por obviedad sabemos que pones links pero en efecto te aviso que no encontré ninguno, así suele pasar con este blogger que luego le gusta fallar, pero seguro que lo remediarás pronto.

Ah! De lo de Vogue, pues estuvo bueno para el chisme ¿no?

Saludos! (n_n)

PD. Ya en serio, creo que el evento fue una idea interesante, pero las pequeñas fallas por muy insignificantes que sean son las que nos hacen pasar un mal rato total, yo espero que si llegan a hacer otro evento como este, pues que tengan mejoras considerables, pero hay gente que simplemente no cambia y ni hablar.

Pol dijo...

Me encantan tus reseñas, qué lástima que no te pude ver en el eventillo para chismiiar un poco. Respecto al evento, cuando concluyó me dej´un tremends emocional muy fuerte, y la verdad es que es mi industria, y el que VOGUE osea es V O G U E n haya logrado respuesta de la gente en tiendas de lujo, se me hace muy pero muy triste. ¿Qué será de la parte que no es de lujo ni jet-set profile e nuestro país?. Sabía que no sería el Fashion's Night Out, pero no me esperé tal decepción. Por cierto me encantó tu reseña.

Saludos :)

Pol dijo...

Y concuerdo con JuanP, las letras en negritas deberían llevar link no?. Algo extraño sucedió ahí que no me dejó chismear bien ahhaha :)

Paola Ismene dijo...

¡Si, postealas! jajajaja

L De dijo...

pues por lo visto paso lo que siempre pasa en eventos similares en mexico todo con muy buenas intenciones pero todo mandado al traste por la mala organizacion! en fin que el chisme estuvo bueno

un besote!

y si a mi tampoco me aparece ningun link

Tres Octavos dijo...

Hace tres o cuatro meses que deje de comprar la revista después de mas de tres años seguidos de hacerlo, la compraba solo para conocer que era lo que el publico "pudiente" de nuestro país estaba demandando pero finalmente me canse de editoriales recicladas y la escases de propuestas. Pero es bueno saber que se aventaron a crear (o reproducir) ese evento, ya era hora de que Eva saliera de su embotamiento.

Y en cuanto a la forma de atender tienes toda la razón, me toco la fortuna de tomar clases con la que fue gerente de Just Cavalli y nos comentaba que su política siempre fue atender impecablemente a quien entrara, pues nunca sabes quien te va a comprar o no (independientemente de que es etico el trato amable sin distinción) y mas tarde cuanto tuve la oportunidad de trabajar en una tienda de este corte, la instrucción era la misma, el trato amable invita al comprador a regresar, y le quita el miedo a las personas que se sienten ajenos al mundo de la "alta moda". Tristemente parce que no todos lo entienden y es en perjuicio de ellos mismos.

¡Excelente reseña!

Héctor Serna

Smarty Jones dijo...

Me encanto tu blog! Keep it up!!!!!

FR dijo...

Dear Blogger, a mi el VSE me parecio de lo mejor, podemos estar de acuerdo en que la intención de Vogue era acercar a la gente a las tiendas pero, seamos honestos, ¿por qué compramos zapatos en Chanel, bolsas en Marc Jacobs y sueteres en Louis Vuitton? Porque esperamos no ver nuestros zapatos en la cajera del banco o tu corbata en el servidor publico. Y aunque Zara produzca con 'rapidez de miedo' prendas parecidisimas a las de diseñadores, tu mismo tienes el feeling de haber comprado un clutch en Ferragamo y un vestido en Gucci que son auténticos y no copias producidas en serie. Tienes toda la razon, las tiendas y empleados deben atender igual a quienes van a comprar y a quienes no. Pero si se termina la exclusividad de Brioni o la de Hermès ¿qué va a ser de las que pedimos la Birkin con dos meses de anticipación?

FR dijo...

PD. Yo entre a Louis Vuitton a comprar un par de zapatos sin problemas.

Ald0rad0 dijo...

Querida FR:

Lamento mucho tener que contradecirte pero si organizan este evento al público en general -además de ustedes, los compradores fieles- es para que se acerquen a comprar algo. Al final del día, mi amiga (la cajera de banco) va a tener los mismos zapatos que compraste en Vuitton porque son tendencias y ni una demanda va a poder evitarlo por más exclusivo que sea el modelo.

Respecto a las marcas, pues... ya he escuchado de la boca de ex-empleados de Vuitton que algunos narcos y mayoristas de la Central de Abastos son muy buenos clientes. ¿Tienen buen gusto y distinción? Eso ya es otra cosa.

Por cierto, el comentario de Vuitton sólo confirma lo que digo: no nos están tratando por igual, a pesar de que lo prometieron. Reconozco que no estás siendo ofensiva ni nada (sólo externas tu opinión) pero tus palabras me entristecen un poco.

Y para acabar: yo sé qué va a ser de las que esperan dos meses por un Birkin: volarán a París a comprarse uno o lo pedirán en Decades. O comprarán una Valextra, con un precio similar y un estátus de marca desconocida. O unos zapatos Roger Vivier. No le digas a nadie pero el otro día alguien sin una pizca de educación me dijo que se iba a comprar "una camisa Brioni, italiana, carísima". Yo me quedé callado.

Eden dijo...

Me senti totalmente identificada con lo de que tu revista favorita era Vogue Mexico ,la mia tambien lo era, hasta que descubri Vogue España, antes era igual que solo se traspasaban los shootings de Vogue Paris, pero ahora es de las revistas de Europa mas hermosas( seguro habrás visto ya)y bueno es actualmente mi revista favorita,mas porque obviamente esta escrita en español xD , también Vogue US he leído,pero no me agrada mucho que pongan celebridades en portada.Entonces fue totalmente una decepcion la revista de mi pais, pero yo no entiendo y me gustaria preguntarte, si ya van a poner el shooting originalmente para Vogue Paris y este cuenta con, por poner un ejemplo 11 fotografias,¿porque poner solo 7? osea si ya van a poner lo de otra Vogue, ¿porque no hacerlo bien?.Y bueno tomando el tema del evento,tambien opino lo mismo,¿porque no en lugar de denominarlo Vogue Shopping Experience se unieron con los paises de la Fashion's Nigth Out?vamos si hasta India esta!.La verdad esque si me decepciono mucho, en Gucci coincido contigo que fueron totalmente amables,no esperaba ver a Frida Giannini ,pero eso no me decepciono del todo ,debo admitir.Ahora, donde rayos estaba Eva Huges???? Tu la viste en algun momento?Me parece eso un insulto a los lectores de Vogue y personas ahi presentes que esperabamos verla, tal vez fue distraccion mia, pero ella debio estar en todo momento a, tambien Rodrigo Medina o Kelly Talamas, que repito tal vez no vi por mi distraccion.Pero alguien sabe a donde se fueron? En fin, la decepcion llego mas aun al ver la bolsa y la camiseta de todo esto,El material mas corriente que encontraron para ambos,y honestamente no estoy segura de si seran destinadas las ganancias a la beneficencia.Eva esta en una zona de confort total, casi que hasta me parece que ELLE Mexico tiene mas contenido de calidad ,apoya a la moda Mexicana y sus suplementos son geniales ,y eso que VOGUE es la biblia de la moda......
Fue una buena idea, pero al ver lo malogrado que resulto ya no estas tan seguro.Aunque esperaba algo mas festivo y animado debo aceptar que me la pase bien( dentro de lo que cabe)con lo de los sellitos y revistas de Pronovias, que por cierto me encanto Toni Garrn como imagen,se hizo un poco de desorden o al menos a mi xD.Pero bueno, al menos ya puedo decir que aunque mi Shopping Bag sea como el de Wal-Mart , lo compre en Gucci......

Yörch dijo...

Hola!

Respecto a lo que comentó FR creo que aunque es su opinión personal del porqué comprar cosas de diseñador. Yo creo que no va por ahí, uno compra unos Ferragamo no para que el cajero no use unos iguales a los míos, si no, porque sé que estoy comprando algo de calidad, para mí, para satisfacer mi necesidad de calidad. Me da igual si Juanito trae unos que se parecen, ya que aunque parecidos no son lo mismo.

Creo que precisamente esos detalles de grandes aires y desdeños por parte del personal de la tienda, son los que nos hacen no querer comprar en Masaryk en personas como yo, que quizá sí tengamos algunos miles de pesos pata gastar en moda, pero no queremos hacerlo en un lugar donde nos traten mal.

Sí la gente de Masaryk me tratará como lo hizo la gente en mi única visita a la mismísima rue Montaigne, otra cosa sería.

C and C dijo...

Wow! Acabo de descubrir tu blog y me fascino! Y con esto del Vogue choppin expiriens, bueno, me "flechastessss"! hahaha Que pena que esta copia del FNO haya sido todo un fracaso en todos los sentidos, pero aun peor es que se le haya tratado a si a los clientes, compren o no. Siempre me pregunte que por que FNO se hizo en casi cada pais en el cual haya una Vogue y Mexico no estuvo incluido. Ahora ya se por que, no nos lo merecemos! Que pena! Pero que interesante fue toda tu resena!
Por cierto, FR, las listas de espera para las Birkin ya pasaron de moda, ya no existen desde hace mucho reina, time to update.