lunes, 6 de febrero de 2012

Algunas palabras sobre Lyn Revson y el estilo personal

Hace unos días estaba en casa solo, sin mucho qué hacer y ya era algo tarde para salir (y para qué me hago, tenía también poco dinero). Me puse a hacer una de mis actividades favoritas en esos casos: saltar de un sitio de internet a otro sin rumbo fijo y absorber lo que encuentre. Les será familiar esta actividad si son usuarios de StumbleUpon.

Llegué a Decades, el ya muy conocido sitio de Cameron Silver en el cual se venden prendas vintage maravillosas y a DecadesTwo, en el cual las ricas y famosas consignan prendas contemporáneas que ya no quieren. Entrar a la sección de Pucci o la de Balenciaga es un acto de masoquismo para mí porque los accesorios son realmente baratos y están en perfecto estado. Pero estoy divagando.

clip_image001

Parte de la colección de Lyn Revson. Todas las fotos son del blog de Decades

Entré en la colección de Lyn Revson que se puso a la venta en el sitio web y comencé a hurgar entre sus vestidos, joyas, zapatos y bolsos. Además de la gran colección de bolsos Hermès y otras cosas de interés, me llamó la atención su colección de huipiles (son prendas mexicanas de manta, bordadas a mano, provenientes del sur de México) y el hecho de que combinaran tan bien con todo lo demás. Ahora que entré de nuevo en el sitio descubrí que sólo queda uno a la venta.

clip_image002

(Éste, por desgracia, ya se vendió)

Revson es una figura olvidada del estilo y dio la nota por haber muerto en junio pasado y por la venta de DecadesTwo. No tiene artículos en Wikipedia y siempre se le menciona como “la esposa de” Charles Revson, quien se hizo muy rico y muy famoso por crear y dirigir Revlon durante más de cuarenta años. Fuera de W Magazine, no hay un perfil sobre Lyn Revson.

De acuerdo con W, Lyn Fisher Sheresky Revson tuvo que representar el incómodo papel de Esposa Trofeo: su marido la llevaba a eventos sociales, aparecía frecuentemente en revistas como Vogue y le construyó un estilo de vida tan opulento y lleno de cosas tan maravillosas como algunos Warhol y un abrigo de pieles Christian Dior que ahora cuesta doce mil dólares. Después de diez años, la divorció. Uno esperaría que el clóset de una Esposa Trofeo fuera decadente pero no es el caso. De hecho, el estilo de Revson era fantástico, tanto que se nos adelantó e hizo algo parecido a un blog de estilo personal, pero en pasta dura y con fotos de una cierta divinidad de la fotografía de apellido Avedon.

clip_image003

¿A qué viene todo esto sobre esta mujer? ¿Es una entrada más en la que se cantan las virtudes de una heroína desconocida del estilo? No exactamente. Pero creo que Revson sabía algo que nosotros olvidamos en algún momento sobre nosotros mismos: siempre seremos capaces de combinar nuestra ropa con lo que pasa allá afuera, en nuestras vidas. Eso no limita un buen estilo.

Esa combinación de bolsos caros, pantalones de montar, abrigos de piel y huipiles habla más sobre su vida y sus creencias  que cualquier biografía. Sabemos que hubo un antes y un después de su matrimonio con un billonario y que asimiló ambas épocas sin convertirse en otra persona.

Al final del día, la ropa es parte de nuestra identidad. Por eso el vestirse como clones queda tan mal en algunas personas mientras que en otras (como Pamela Anderson y Courtney Love) el concepto clásico de elegancia no les queda pero de todos modos se ven bien con lo que escogen. Probablemente me odien por lo que dije de estas dos señoras pero es la verdad, al menos con Love: lo que escoge es perfecto para ella.

Y a diferencia de los 70, es ahora cuando podemos tener más opciones. Estuve pensando en eso cuando hace algunos días me llevaron a Punta Norte, un Outlet cercano al Distrito Federal. Había en él tantas opciones que reforzaron una de mis ideas principales sobre la ropa bonita: se encuentra en todos lados y en todos los precios. (En el lugar había de todo: desde un saco Armani hasta un Outlet de Inditex así que tienen muchas opciones).

Regresando a todo lo que inició este post (los huipiles), creo que es un sello distintivo de la identidad de Lyn y algo que la distinguía de todas las clones de Jackie en el Nueva York de los 70: después de todo, no hay una mejor prenda para caminar en una tarde de verano. Es algo exótico y distinguido pero no vulgar y por eso es descrita como ícono del estilo. Algo que, por ejemplo, las últimas esposas de Trump no han logrado.

Creo que este es el objeto más interesante de toda la colección:

clip_image004

Si se enamoraron, den click AQUÍ.

Tiene serios competidores con Hermès pero el diseño y las horas de trabajo en este bolso ganan. Ambas son increíbles. E ilustran mi punto: no es una bolsa de diseñador pero es única. No hay en el mundo otra bolsa igual. No es ostentosa pero demuestra el amor al trabajo artesanal y en cierto punto a la alegría. Es perfecta para una vida post divorcio sin romper con la línea general de estilo y creo que podríamos aplicar la idea a nuestra vida cotidiana.

¿Han podido adaptar su estilo a situaciones de adversidad y prosperidad? ¿Cómo lo hicieron?

1 comentario:

Juan P dijo...

Ajá! Ahora si me paso por acá, lo cierto es que no conocía nada de esta mujer pero ahora me parece harto interesante, más por la colección de huipiles, el de la foto me parece precioso.

Saludos!