lunes, 23 de febrero de 2009

Haute Couture, la oportunidad de soñar.

Mi blog se llama Aldo en los tiempos de la Haute Couture, entonces honrémoslo con una ligera cobertura de la ¿semana? de la Alta Costura, evento realmente esperado por mí.

Creo que todos por aquí tenemos muy claro lo que es la Alta Costura y en qué se diferencia del ready-to-wear. Si no, ofrezco este texto para aclarar algunas dudas. En fin, empecemos con los shows que más me llamaron la atención. Creo que este post va a ser kilométrico pero decidí juntarlas todas y esperar un poco para ver las colecciones con calma y poder ser lo más objetivo posible. Aclaro que no tomé en cuenta a tres de los diez u once que suelen mostrar en esta ¿semana? Pero bueno, empecemos con el mejor show -de acuerdo a mi criterio-: Dior.




La colección de Dior es bellísima. Interesante, encantandora, artística. No es perfecta y aún está por debajo de las locuras de nuestro adorado John pero de algún modo está haciendo de la Costura algo interesante de nuevo. Esta versión de John es muy agradable: endulcorado pero no lo suficiente como para seguir complaciendo a todas y todos. Me imagino que críticamente le fue muy mal en la colección pasada y por eso le inyectó nuevos bríos a sus colecciones.



Y aclaro: la Reina de Corazones (a.k.a. Carla Bruni-Sarkozy Tedeschi y diez mil apellidos más) es la Primera Dama perfecta en un país que tiene a la moda como industria. Es perfecta porque es guapa y elegante. Y ya desearíamos por acá tener a una Primera Dama que apoyara a la moda de su país. Y no acaba de caerme mal. Pero creo que John se dejó amarrar por esas cuestiones protocolarias y por eso su anterior colección de Alta Costura me arrancó un gran bostezo.



Esta vez creó ropa que es una belleza y aunque se puede lucir en cualquier evento de la Alta Sociedad, tiene su punto técnico e interesante. Porque Galliano y sus talleres se ganaban mi admiración al trabajar las telas hasta darle un aspecto de abanico, de origami o de arrugado. Los trabajadores de ese atelier deben valer su peso en platino.

Galliano me gusta, no porque esté loquito y se disfrace (lo cual me suele arrancar una sonrisa de la cara) ni porque recurra a la Historia y la Geografía como inspiración; incluso el hecho que sea una nena tampoco me provoca simpatía hacia él (aunque me encanta cuando anda en plan nena) sino por sus habilidades conceptuales y técnicas. Recuerdo esa colección de primavera 2007, la que refería a Madame Butterfly. ¡Dios, qué gran trabajo en las telas! Los bordados, los estampados pintados a mano... Sus prendas son dignas de un museo. Un buen vestido de Dior Haute Couture -los más extravagantes incluidos- es una instalación, una pieza de arte que se puede usar. Creo que tiene un lugar entre la Trinidad -de la Haute Couture-: Karl, Christian Lacroix y Galliano.



Quisiera un párrafo aparte para los vestidos de gala. Casi todos eran preciosos. Un sueño. Una prenda grandiosa con la cual no se pasaría desapercibida. Aunque repitió un poco ese efecto de la falda corta de enfrente y larga de atrás, la silueta se ve diferente. Dramática. Incluso veo muchos vestidos con potencial de ser trajes de novia. creo que esta colección va a tener éxito porque tiene originalidad, una excelente técnica, una inspiración y una belleza innegable. Los vestidos con arrebatos creativos del viejo Galliano aparecerán en Vogue y Harper's Bazaar, transformados en una bella fantasía de la mano de Testino, Steven Meisel, Peter Lindbergh, Annie Leibovitz y Karl en su fase fotográfica. Qué bella colección. Mi favorita de toda la temporada, sin duda alguna.



Es bueno tener a Galliano de vuelta. Cuando vi sus colecciones de RTW y la pasada colección de invierno de Haute Couture me daban ganas de gritar "¡¡John, por favor!! ¡Dime que ese engendro que tiene la cara como de máscara kabuki japonesa y de una frente kilométrica no eres tú! ¡Es un clon, un robot malvado que te ha sustituido! (y con suerte estarás amordazado en el fondo de algún desván en París)". Ahora que regresó me dan ganas de preguntarle si está bien, si no le hicieron daño -mas que deformarle la cara, pero eso se quita si se suspende el Botox- y si ese engendro imitador de las Stepford Wives que le suplantó no mermó su capacidad creativa. Esperemos que no le vuelvan a secuestrar.



El segundo en mi lista es Christian Lacroix. Cuando empezaba a adentrarme en este negocio me faltaba sensibilidad para poder apreciar la ropa de Lacroix y berreaba cuando veía sus prendas; me parecían grotescas. Fue hasta 2007 cuando lo entendí. Lacroix es un artista, y tiene siempre una inspiración clara y un estilo que, aunque algo repetitivo, es presentado con cambios para cada temporada. Los bordados de su taller son tan bellos que me cuesta describirlos con palabras, porque hacen uso de intrincados diseños y coexisten con la prenda. ¿El encaje? Me encanta, sólo él sabe usarlo tan bien. Lacroix no tiene miedo al color y le adoro por eso; y porque los sabe utulizar para que sus prendas sean totalmente diferentes a las demás. Le adoro, a la fecha no me ha decepcionado.



Lo que hace Lacroix se define en inglés como pushing boundaries: cuando nosotros creemos que ha llegado al límite, él se las arregla para ir un poco más allá. Creemos que combinar verde, rosa, azul, amarillo, naranja, rojo, violeta y negro es imposible o demasiado hortera; él lo hace. Creemos que el exceso de maquillaje, collares, aretes, volantes (en la ropa), pulseras y accesorios en el pelo es horroroso; él lo usa para causar una impresión. Aplaudo esa actitud.



Su ropa es un sueño. Es histórica, surrealista, preciosa. Como algunos saben, Lacroix estudió la ropa del siglo XVIII y tiene un gran conocimiento de los vestidos de la región de Francia de donde es originario. Asimismo, está enamorado de España y la trae a colación cada que puede. Con esas tres líneas ha estado haciendo un número infinito de combinaciones desde 1987, y tan sólo las adapta a los tiempos. Esto, estimados lectores, sólo puede ser obra de un genio, un hombre que tiene un universo dentro de su cabeza.

(vean de cerca sus maravillosos bordados)

Veo en esta temporada mucha ropa que puede usarse para prácticamente toda ocasión. Veo 6 vestidos que deben usarse para robar cámara. Pero advierto: las prendas de Lacroix necesitan a alguien con presencia para poder desplegar todo su encanto. Una mujer insegura -o insignificante- vestida de Lacroix no va a convencer. Recuerdo bien que el año pasado la guapísima Julianne Moore se vistió de Lacroix para una premiere en Cannes: se veía bien pero dudaba y eso la hacía ver fuera de lugar. Lástima. ¿Mi favorito para la Alfombra Roja? El vestido dorado que salió antes del traje de novia. Repito: requiere de una mujer con actitud.






(por cierto que, si fuera por mí, ponía la colección entera de Lacroix)



Mientras escribo estas líneas veo Chanel. No sé por qué me da la impresión que hemos entrado a una nueva era con la casa francesa más chic. Les ha ido mal últimamente y este desfile no se puede comparar en absoluto al de hace seis meses. Aunque me gusta es algo muy diferente al Chanel que conocemos con esos grandes vestidos, tweed sobre tweed y cadenillas, logo, entre otras muchas cosas. Veo prendas muy bien logradas en el aspecto técnico, veo innovación y algo nuevo. Veo minimalismo. Y creo que, de ahora en adelante, las cosas van a cambiar mucho en Chanel. Mucho.



No me gustaría adelantarme pero me parece que las colecciones del gigante serán recuerdo de tiempos pasados en los que el Grand Palais era un escenario para Karl. Creo que el viejo Chanel va a ser sinónimo de una época de bonanza y el nuevo Chanel será más austero, menos festivo y ocurrente. Los vestidos imposibles serán parte del recuerdo.



La inspiración fue el Oriente Lejano, pero Karl la trabajó de una forma casi quirúrgica, al reducir las curvas y sinuosidades. Algunos de sus trajes serían apropiados para una enfermera china. Y la verdad es que está bien. Seamos positivos. Chanel necesitaba un cambio urgente para poder subsistir. Tal vez esto potenciará la creatividad de Karl, mortalmente adormecida de un tiempo para acá.



Le auguro un gran éxito a esta colección. Así lo espero, puesto que tiene mucho esmero y se nota que Karl quiere dejar de abusar de los motivos Chanel y de tanta repetición para empezar un nuevo camino. Bravo, bravo, bravo. Lo que necesita es experimentación y lo logró.

(esta foto se quedará en mi blog. Es una belleza)

Además, es digno de mencionarse el trabajo de los sombreros, puesto que son esculturas en papel. Casi todos me sorprendieron gratamente, ya que eso demuestra la habilidad de algunas personas para crear belleza con un trozo de papel. Aunque… no todos fueron sublimes y para muestra, basta un botón, o más bien una rosa entera. Y con eso me refiero al gran final.



La foto del final no tiene precio. Creo que la idea de Lagerfeld es que la cara de la modelo fuera el botón de la rosa de papel, pero en realidad parece como un collarín de perro o una Cabbage Patch Kid. Y lo mejor de todo es la cara de Freja Beha Erichsen -me agradaba pero rezuma mal carácter en los desfiles, lo cuál me hace preguntarme para qué se dedica a eso- con una expresión de enfado mal contenido como diciendo "lo que tengo que aguantar por ganarme unos euros". No hay justificación que valga. Está enojada. Con suerte y nunca volverá a usar el collarín de perro -o a desfilar... lo acepto, ya me cae mal-.





Estaba viendo la colección de Givenchy (se pronuncia Gi-VAN-shý) y me asaltó la duda: ¿por qué demonios están regresando los hombros ochenteros? ¡Hasta en la Alta Costura, carajo! Los hombros desproporcionados son mi trauma. Pero bueno, hablamos de Alta Costura, la expresión más refinada en el arte de vestir... y no de mis traumas.

Creo que, salvo los hombros grandes y un intento de traje de baño que salió por ahí, la colección me pareció muy buena y coherente. No la había valorado en su momento pero (no sé ustedes) necesito un poco de tiempo para digerir y apreciar las propuestas de algunos diseñadores. Las colecciones de Givenchy Haute Couture son artísticas y algo complejas en estructura e inspiración. Y auqnue eso a muchos no les guste, creo que tiene muchos méritos en un mundo en el que la gente tiene el cerebro cada vez más seco.



Me declaro defensor de Riccardo Tisci. No sé por qué le atacan tanto si hace bien su trabajo; lleva a Givenchy a un nuevo territorio sin ser tan atrevido como McQueen ni tan sexoso como Macdonald. Hubert de Givenchy es maravilloso y adorable, y lo admiro mucho por crear ropa tan bella, tan poderosa, tan elegante, tan imitada (pero no igualada). PERO NO VA A VOLVER. Lo mejor es que su casa tome una nueva dirección, ¿no creen? No puede suceder como en el caso de Emanuel Ungaro, donde sus accionistas quieren perpetuar su espíritu cuando estaban teniendo éxito con la reinvención de la marca. Estúpidos, estúpidos, estúpidos.



En fin, Tisci hace tendencia, explora nuevas formas y coordina bien su estilo. Sus materiales son bellos y podemos ver similaridades entre sus diseños de Alta Costura; a pesar de eso, no se copia a sí mismo. Y en esta temporada, tengo la impresión de que invoca a la muerte con algunos de sus diseños. Es el velo blanco, la palidez mortal, el piso cubierto de flores. Mi impresión se acentúa cuando vi que citó al misticismo como una de sus influencias para la colección.



Creo que también tuvo un gran acierto al crear vestidos de coctel y trajes. Verán, son más fáciles de combinar y reciclar que un vestido de gala. Y , por supuesto, creo que lo que hizo para gala y Alfombra Roja es espléndido. Es oscuro, atrevido, encantador. Me encantaría verlos en Cannes, en los Oscars o en el MET. Aunque creo que sólo gente como Cate Blanchett, Freida Pinto (¡qué guapa y elegante es esta chica! ¡exuda sencillez y buen humor! Es un gran ejemplo) o Róisin Murphy se atrevería a usarlos.





Viendo la colección de Gaultier Paris, la división de Alta Costura de Jean-Paul Gaultier, me preguntaba si acaso habría aminorado la marcha por alguna razón, y es que sus colecciones se han vuelto un poco más seguras cada vez. Esto es un poco feo, porque tiene mucha capacidad para sorprender, y sus piezas de Alta Costura son bellísimas porque técnicamente han mejorado... aunque eso sea difícil puesto que la primera colección estaba muy bien lograda técnicamente.

En fin, creo que se está volviendo un caballo ganador que está mostrando signos de agotamiento en su carrera y eso está muy mal, puesto que él era muy creativo en sus ideas y en esta ocasión se va por lo seguro. No está mal ni lo critico pero extraño al Gaultier que hacía vírgenes y demás.



Hablemos de la ropa. La ropa tiene un nivel de calidad apto para Alta Costura. Creo que varias piezas tenían mucho potencial de Alfombra Roja en los Oscars y otras se volvían las más imaginativas desde hacía tiempo. La colección está bien trabajada -el aspecto técnico de esta pasarela me fascinó puesto que el bordado y los efectos son impecables- y logra ser creativa e incluso se burla de las turbulencias económicas al crear un lujo refinado. Tiene muchos méritos y los aplaudo.



Creativamente... también tengo cosas buenas que decir. Bastante buenas. Aunque no me retracte, creo que se esforzó en complacer e innovar a la vez. Una tarea muy difícil, sin duda alguna, ya que en este negocio el cliente manda.





La forma se aleja un poco de la figura encorsetada que suele presentar, y se va por el volumen aunque también hay vestidos de línea A y otras cosillas muy convencionales. Pero, vaya, Gaultier me agrada mucho y creo que se esforzó.





En el post pasado que hice de Haute Couture recalqué mi admiración por Anne Valérie Hash, porque la considero una persona con mucho talento y habilidades técnicas, aunque tiene mucho que aprender. Y por desgracia esta vez no hizo show sino que presentó un lookbook. Qué pena. Aunque la ropa creo que tiene un nivel de esfuerzo reconocible, aunque no se pueda comparar con ninguna de las grandes casas de Alta Costura.



Son sólo diez piezas y están enfocadas a satisfacer las necesidades de la gente, lo cual no está nada mal si eres una pequeña casa de modas buscando subsistir. Esperemos que su situación pueda mejorar para Otoño.



También iba a comentar a Alexis Mabille, el cual tuvo un buen debut, pero esta colección es X. No tiene nada que llame la atención y por el contrario, la busca mediante el show y la tontería. Qué lástima.



Todos me odiarán pero... Valentino no era santo de mi devoción. Sí, fue uno de los primeros diseñadores que conocí y hacía vestidos de Alfombra Roja realmente impactantes pero era realmente aburrido y repetitivo. Sus colecciones de Alta Costura me gustaban cuando aprovechaba esos magníficos talleres para hacer uso del bordado. En el post sobre Alta Costura, el primero que hice, subí una foto de un abrigo y un vestido con unos bordados arrebatadores. Podía quedarme viéndolos durante un largo rato. Y la era Facchinetti, aunque fugaz, significó ver algo nuevo en Valentino. Y ya ven, la echaron a patadas (desearía que le dieran trabajo en otra casa, porque si fuera yo una mujer, me vestiría de Facchinetti).



Además, Valentino es un tonto. Me acuerdo que dijo claramente que esperaba que la era Facchinetti fuera un cambio positivo para la casa y blablabla... ¿y por qué sale diciendo que esta mujer debió haberse inspirado en los archivos de la casa? En fin...

Los señores estos que ahora diseñan para Valentino lo hicieron muy bien. Su colección es tan Valentino que me confundo. Y bueno, tienen talento y su ropa es bonita pero nada más. Creo que no hay mucho qué hablar de los Valentinos, porque el mismo Valentino me inspiraba mucho en ocasiones (era como el hijo ilegítimo y europeo de Edith Head con un gigoló italiano que se hacía pasar por marqués) y Facchinetti me parecía lo que la casa necesitaba para adaptarse a los nuevos tiempos. Pero estos señores clonan y eso no tiene mucho mérito.



Paso de Armani porque le detesto abiertamente, preferiría comentar a Georges Chakra, y eso que su ropa me parece horripilante. Y en esta colección vi por ahí un vestido sirena en color melón que me gustó mucho. Lo demás.... pues es más de lo mismo, supongo. De hecho veía la colección y me preguntaba si no era gemelo de Elie Saab. Y hablando de Saab... ¿alguien es capaz de distinguir sus colecciones de Haute Couture? Porque yo no puedo. Siempre veo lentejuelas, vestidos strapless, bordados, bling bling, una descarada apertura en la pierna hasta llegar al muslo, algo de crinolina y colores bonitos y pastelosos que se llevan bien con la Alfombra Roja. Yo sé que a muchos les parecerá un genio y admito que tiene la gran virtud de defender la femineidad a toda costa, e incluso creo que es una versión moderna y libanesa de Edith Head... pero me aburre.

Eso es todo. Espero sus comentarios y sugerencias.

PD. Me invitaron a escribir al blog Fashion Media y colaboré con un post sobre el pelo de Jerry Hall. Muchas gracias a Miss At La Playa por prestarme una de sus fotos para el post. Espero que puedan ver y comentar la entrada aquí

Va el video de Chanel:

parte 2:

video corto de Christian Lacroix:

Dior:

parte 2(por ahí salen canciones de Carla Bruni y eso me gusta porque tiene una voz muy melodiosa):

video cortísimo de Givenchy:

Elie Saab:


parte 2:

Valentino:

part 2

13 comentarios:

Marquis de Lannes dijo...

Que casualidad!
Yo tambien he escrito algo sobre la Alta Costura!
Al final me hago una pregunta a la que me gustaria encontrar respuesta...

trendt dijo...

pues por fin alguien con un punto de vista honesto, me gusta como te apasionas con estos temas y el tiempo que le dedicas, me leio dos veces tu historia de la haute couture y aprendi bastante, yo cuando tenia mas tiempo e internet en casa trate de empezar algo asi pero solo logre hacer uno sobre schiaparelli que espero tenga soportunidad de leer y comentar un saludo y felicidades de nuevo, eres como the girl in the green scarf escribes en un idioma que todos podemos entender jejeje

Botica Pop dijo...

que post tan trabajadísimo!!!
Me gusta tu blog... hay que esperar las actualizaciones, pero siempre valen la pena.

Dana dijo...

¡Hola Aldo! Me encantó tu post, someone did his homework jeje, mataría por tener cualquiera de esos vestidos!

Lo malo es que como es importada cuesta como $100... Pero nuestro consuelo es que en sanborns la puedes hojear jejej.

Pues el premio lo puedes presumir :) y dárselo a otros blogs en un post (es una imagen, guárdala y súbela como subirías cualquier imagen de un post) y luego lo puedes coleccionar en tu barra izquierda y la subes como imagen.

Xoxo.

Stultifer dijo...

He leído que te gustan las escaleras... Pásate por mi blog.

laratitapresumida dijo...

Pedazo de post que te has marcado! Mi más sentida admiracion por un post tan completo, tan interesante y tan lleno de detalles.
Besos.

Dreamer Ed dijo...

woooooooooooooooooeeee! q genial genial articuloe scribisteee :D me encantaaa...jeje muy completo aunq le hayas quitado unos desfiles :P
jej esperare para ver los videos!

ooo grax por pasar jeje espero q tu vida haya sido una telenovela dramatica pero divertida xD!

saludos!

Ald0rad0 dijo...

Chicos, gracias por sus amables comentarios. Frases como las suyas me hacen esmerarme con posts como estos. En verdad.

Marquis: ya lo vi y me encantó!! y te contesté ;)

trendt: Gracias en verdad. No sé quién sea the girl in the green scarf pero la voy a googlear. Muchas, muchas gracias y buscaré tu post de Schiaparelli.

Botica Pop: Muchísimas gracias!! :D

Dana: Gracias!!! bueno, prometo solemnemente hacer un post dedicado a todos los premios. Gracias!! :D

Stultifer: Voy...

Ratita: Gracias!! :D gracias, gracias, gracias :) -parece como si me hubiera ganado el Oscar jajajaja-

Dreamer Ed: Ay, sí es que Armani me choca XD. Pues te cuento que sí fue como una telenovela, pero ya te explicaré bien. Saludos!!!

GRACIAS a todos.

Malchik dijo...

Comparto tu desprecio a Valentino xD, cuando Faccinetti llego a la casa hizo prendas elegantes y preciosas, ahora con sos hijitos solo es su propia vercion devaluada.

Miss at la Playa dijo...

qué buen post

claro que puedes usar la foto de la modelo en mi blog :)

Ald0rad0 dijo...

Malchik: sì, son muy, muy chafas. Saludos!!

Miss: muchas gracias!! :D ya la usé!

Lucia dijo...

wow me encantó tu post, y coincido contigo en tantas cosas, Dior por ejemplo, son piezas perfectas, me encato, y bueno ni hablar de los bordados de Lacroix.
Y bueno ni hablar de lo de la primera dama, que la que podria ser la prox primera dama la tan llamada "gaviota" es que no la pueod soportar. es una pena.
Pero en fin que eso no es el punto
Me encantó tu post.

Jay Puc dijo...

When it comes to Haute Couture Galliano and LaCroix are the masters

very nice blog you got here

x

Jay