miércoles, 28 de enero de 2009

Lanvin, esencia del prêt-à-porter, más unas cuantas palabras sobre la colección de John Galliano.

Alber Elbaz es el diseñador más inteligente de la esfera parisina. Y es un artista. Además de poseer un talento innegable, busca la belleza y combinarla con experimentos y tendencias de la temporada. La ropa que creó para Yves Saint Laurent y ahora para Lanvin es bella, elegante, sofisticada y perdurable (si les es posible, revisen las primeras colecciones de Lanvin by Elbaz y verán que es cierto).

Photobucket

Resumiendo, Lanvin es la casa de moda perfecta. Críticos, clientes y bloggers por igual están de acuerdo. ¿Lanvin tiene fallas? Buena pregunta.... probablemente no. ¿Qué le podemos reprochar a Alber Elbaz? ¿Qué defectos tienen sus creaciones? Tal vez no todas sean muy democráticas. Tal vez no le ha dado demasiada proyección a su marca y siga siendo -un poco- para conocedores. Pero no la ha vulgarizado... y por desgracia maisons de couture como Chanel y Louis Vuitton luchan a brazo partido contra ese halo de vulgaridad que últimamente las ha envuelto.

Photobucket

Y Lanvin no. De hecho pesa más el nombre Lanvin by Alber Elbaz que Lanvin solamente. Y es que la genialidad de los diseños de Elbaz nos hacen olvidar qué fue de sus antecesores e incluso de la misma Jeanne Lanvin, fundadora de la casa de modas más antigua de París (que aún sigue en operaciones). Y la reputación de Alber (Albert sin la te porque se la quitó hace tiempo) ha ayudado a eso. Para todos es un hombre discreto y carismático con un gran talento. No hay rigores de la moda, ni declaraciones desafortunadas, ni mucho menos extravagancias. Es un hombre con un gusto exquisito: colecciones, escenarios para sus pasarelas y su música lo demuestran. Podría paracerse a El Pingüino -enemigo de Batman- pero su carácter parece totalmente opuesto.

Elbaz es un genio que sabe encaminar su talento y le da una salida comercial. Sabe que no es bueno delirar con prendas impactantes pero dignas de museo. Y aún así un vestido Lanvin es algo más. Y por si eso fuera poco resulta más económico comprar un vestido Lanvin de alta calidad y una larga vida útil en el closet que, digamos, un vestido de la nueva colección de Balmain (el vestido Balmain cuesta el triple y no es una buena inversión). El costo es equilibrado y aunque los zapatos figuran entre lo más caros de París -más de 1000 euros- bien valen su costo.

Photobucket

Por si eso fuera poco, el estilo de Elbaz es muy reconocible pero está siempre en movimiento. Y es que, hasta ahora, no ha necesitado recurrir al autoplagio o inspirarse en cualquier tontería para hacer una colección memorable. Simplemente materializa ideas y les da una continuidad. El color, las telas, los accesorios, todo es increíblemente coherente y extraordinario. Eso habla bien del equipo de Elbaz, el cual parece sólido y bien conformado.

Ahora Elbaz ha traído algo muy suyo: el uso de la forma y el color. Y es que las formas podrían parecerse al desfile de otoño 2007 y los colores a la primavera del año pasado pero aún así no se parecen totalmente. Es algo nuevo. Y presenta cosas más nuevas como estampados de leopardo y esa horrorosa tendencia llamada jumpsuit (el cual merece un post por sí solo) aunque diseñado por Elbaz no parece tan horrible.

Photobucket

La inspiración de Alber Elbaz no es nada nuevo: desea que su ropa se venda, que sea útil pero que vista a una mujer y le de presencia. No le interesan los logos ni las frivolidades. Según sus sabias palabras "Todo lo que es falso debe de irse". Bien dicho.

Lanvin by Alber Elbaz es ropa bella, buena y lista para usarse. Es la casa perfecta.

Photobucket



Viva Lanvin, y Viva Alber Elbaz. Ahora hablemos de Galliano.

No me retracto al decir que su colección no me gustó. Y es que aún extraño al Galliano de siempre, ese que hacía locuras que nadie se ponía. PERO, admito que su nueva colección tiene muy buenas prendas, a pesar de que se haya empeñado en ser demasiado comercial y en usar algunos estampados y caracterizaciones horrorosas. Es raro que encuentre un show totalmente malo (a menos que te llames Roberto Cavalli o Giorgio Armani, y aún así hay cosas de ellos que me gustan).

Aunque el nuevo Galliano ha tenido mucho éxito en ventas -supongo- y en la Alfombra Roja, sigue haciendo buena ropa. Quizá esté reprimido. Quizá se le acabaron las ideas. Pero aún sabe lo que hace. Dejo el video para que lo descubran. Por cierto, ¿alguien se atrevería a usar esos zapatos? Son bellos pero mortalmente altos.





Con el siguiente post -es sorpresa- acabo mis reseñas de primavera 2009. En los próximos días habrá más reseñas de lo que ha sucedido en estos días en París y Milán.

Por cierto, tuve ganas de poner toda la colección de Lanvin. ¡Es bellísima!

8 comentarios:

Privalia dijo...

Lanvin nos encanta y siempre nos encantará nos quedamos con el primer combo Black & white, la camisa es la sencillez distinción y clase, creemos que resumen muy bien Lanvin.
Saludos Privalia

laratitapresumida dijo...

Es que Alber es tan genial, tan genial, que se merece mil posts.
Como no sé si te lo he dicho, te lo digo otra vez, escribes muy bien y te explicas genial. No es peloteo, va en serio.
Besos.

Ald0rad0 dijo...

Privalia: Es que Lanvin es encatador.

Saludos

Ratita: Gracias, querida! me has hecho sonrojar (en serio)

saludos y mejórate!!

chicos, en casa no tengo internet así q uso el del museo :S Sorry . (chicos de México, no contraten Cablevisión como proveedor de internet. APESTA).

Miss Vernetta dijo...

Adoro Lanvin, no me canso de ver ni una de las colecciones de Alber! todas son geniales

EDUARDO dijo...

Viva Lanvin AMEN

Ald0rad0 dijo...

Miss Vernetta: Yo tambié le adoro, sus colecciones son fabulosas!! gracias por pasar!!

Eduardo: Dios quiera que Alber Elbaz (igual que Sonia Rykiel y Alexander McQueen) nunca muera y nos sigan iluminando para siepre. Amén.

Dreamer Ed dijo...

Honor a quien honoer merece...el maestro Elbaz es sorprendente!!!
genial!
diseños exquisitos :D!

genial post! tu estilo me encanta :)

saludos!

Ald0rad0 dijo...

Dreamer Ed: Gracias, hombre!! :D saludos!